25 de junio de 2019
25.06.2019
Polémica

Investigan a la autora de la "restauración" de Rañadorio por un delito contra el patrimonio histórico

El proceso parte de una denuncia de la Asociación de Conservadores Restauradores de España

25.06.2019 | 17:49
Imagen original de las tallas de Rañadorio (i) y una vez restauradas

La polémica intervención sobre las tallas de Rañadorio (localidad también conocida como Rañadoiro), en Tineo (Asturias), está siendo investigada en los juzgados. La Asociación de Conservadores Restauradores de España (ACRE) denunció la actuación, ejecutada por María Luisa Menéndez, estanquera de La Espina, y la Fiscalía, tras apreciar indicios de un posible delito contra el patrimonio histórico, interpuso una denuncia en el Juzgado de guardia de Tineo.

La intervención sobre las tallas de Rañadorio se desveló en septiembre de 2018, después de que las imágenes (una conjunto de Santa Ana con la Virgen y el Niño, una imagen de San Pedro y otra de la Virgen con el Niño) presidiesen diversos oficios religiosos durante las fiestas.

El aspecto de las figuras, repintadas con pintura plástica, llamó poderosamente la atención. Entonces se supo que Menéndez había intervenido sobre las estatuas para tratar de mejorar su estado, en un caso que recordaba poderosamente al del "Ecce Homo" de Borja. "Yo no soy profesional: simplemente las pinté porque estaban horrorosas", declaró la mujer a La Nueva España. Aunque en un primer momento María Luisa Menéndez aseguró que contaba con el permiso del párroco local, Arturo García, posteriormente se desdijo y aseguró haber actuado por iniciativa propia.

El valor histórico-artístico de las tallas (la Santa Ana es de la segunda mitad del siglo XVI, y el San Pedro está fechado en torno al siglo XV) llevó a ACRE a interponer unja denuncia por un posible delito contra el Patrimonio histórico. Según fuentes de la Fiscalía, las diligencias de investigación se incoaron el 3 de octubre de 2018 tras constatar que las imágenes forman parte del patrimonio cultural asturiano y que están protegidos por la Ley de Patrimonio Cultural 1/2001, del Principado de Asturias. Los bienes, además, habían sido objeto de restauración científica en el año 2002, subvencionada con 3.000 euros por el Servicio de Patrimonio Histórico y Cultural.

Una vez interpuesta la denuncia en Tineo, en abril, el Juzgado incoó las correspondientes diligencias previas, que se están instruyendo en la actualidad. La Fiscalía precisa que "una vez finalizada la instrucción se decidirá si se formula acusación, y contra quién, o si por el contrario se sobresee el procedimiento".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook