19 de junio de 2019
19.06.2019

Sorolla se explica al piano

La pianista Marta Espinós ofrece en la National Gallery un recital comentado con piezas que evocan la obra del pintor valenciano expuesta en Londres

18.06.2019 | 22:41

Una pianista alicantina, Marta Espinós, será la encargada de poner el broche de oro a la exposición Sorolla. Spanish Master of Light que actualmente alberga la National Gallery de Londres, la mayor dedicada al pintor valenciano en el último siglo en el Reino Unido. La intérprete de 39 años natural de Xàbia es la responsable de un comisariado musical vinculado a la obra del artista y el próximo 5 de julio, coincidiendo con el fin de la muestra en la pinacoteca londinense, ofrecerá un concierto especial comentado que recorrerá la pintura del artista a través de una selección de repertorio español al piano.

El proyecto elaborado por Espinós, Sorolla. Un imaginario musical, relaciona cuatro grandes temas pictóricos del maestro de la luz – retratos, escenas infantiles, estampas de puerto y playa y pasión por Andalucía– con ocho piezas de compositores españoles coetáneos al pintor –desde el alicantino Óscar Esplá a Joaquín Rodrigo, Albéniz o Falla– que ilustran musicalmente el universo visual de Sorolla (1863-1923).

«La idea consiste en crear un discurso expositivo, contar una historia, que intentamos hacer a través de la música», explica Marta Espinós, que añade haber seleccionado los temas que obsesionaban a Sorolla en su obra, la parte más trabajosa, «y los he relacionado con composiciones musicales que casan muy bien entre sí».

Solo con los títulos ya pueden establecerse vínculos temáticos. Por ejemplo, para las estampas de puerto y playa, la música que se interpreta al piano es una Sonatina playera de Óscar Esplá o Cuatro estampas andaluzas de Joaquín Rodrigo.

Del mismo modo, para la parte de retratos, la comisaria musical ha elegido La andaluza sentimental, del álbum Mujeres españolas de Joaquín Turina –«cuyo padre era pintor y su obra está impregnada de imágenes pictóricas», añade– mientras que las Scènes d'enfants del músico Federico Mompou acompañan al piano de Espinós las escenas de niños pintadas por Sorolla.

Por último, la pasión por Andalucía se traduce en Danza andaluza de Enrique Granados, Sevilla (Sevillanas) de Isaac Albéniz y, de Manuel de Falla, Danza española y Danza ritual del fuego.

«Las dos experiencias por sí solas, la música y el arte, son muy disfrutables por separado, pero si visitas una exposición y te la explican con música es una experiencia muy enriquecedora, conecta los sentidos», comenta la pianista, que en sus comentarios al público traza una analogía entre el impresionismo musical francés y la pintura impresionista de Sorolla.

«Es un honor clausurarla»


La pianista alicantina ideó este comisariado por encargo de la Fundación Joaquín Achúcarro –maestro del que fue discípula en Dallas (EE UU)– en 2014, con motivo de la exposición Sorolla y América que itineró por distintos museos de Estados Unidos (Meadows Museum de Dallas, San Diego Museum of Art y University of San Antonio).

También llevó a cabo el proyecto en el Museo Sorolla de Madrid y en Caixaforum de Zaragoza con motivo de la muestra Sorolla y el mar, pero cerrar la muestra en la pinacoteca londinense es una satisfacción enorme para la alicantina: «Es una alegría tocar en la National Gallery y un honor clausurar la exposición con este concierto comentado en inglés», asegura la joven, que ofrecerá alrededor de una hora y media de concierto en una sala aneja ante alrededor de 200 personas.

A su juicio, esta es una oportunidad de dar a conocer la música española de gran calidad y accesible para todos los públicos: «Hay mucha música de nuestro patrimonio que aún no se conoce, como la sonata de Esplá, que tiene una calidad altísima», afirma.

Espinós, que interpretará este verano el repertorio en distintos conciertos por la Comunidad de Madrid, reconoce que le gusta establecer correspondencias transversales desde la música con cualquier otro plano del arte. «Me atrae mucho conectar distintas disciplinas artísticas y a la gente también le gusta. El que sea fan de Sorolla se lleva un plus con este concierto, y viceversa», declara la especialista, que ha desarrollado experiencias similares –mediante discos, instalaciones o conciertos comentados– en el Museo del Prado con obras de Goya o en la Biblioteca Nacional con música contemporánea a partir de la literatura de Cervantes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook