06 de junio de 2019
06.06.2019

El arte de la madurez

Una exposición reúne en la Llotja de Alcoy cerca de un centenar de obras de nueve creadoras contemporáneas con décadas de trayectoria

05.06.2019 | 23:34

María Chana, Aurelia Masanet o Aurora Valero son algunas de ellas.

Son creadoras contemporáneas, de trayectoria consolidada y en activo, muy en activo, pese a que a veces su actividad artística queda más invisibilizada que la de sus compañeros artistas masculinos. Ahora, nueve de ellas, que iniciaron su carrera entre los años 60 y 70, muestran sus trabajos más recientes en una exposición que se inaugura esta tarde a las 20 horas en La Llotja de Alcoy y que se podrá disfrutar hasta el próximo 31 de julio.

Nou presències. Itineraris plurals reúne en la misma sala a artistas de distintos estilos y t´´técnicas vinculadas a Alcoy, Alicante y València, nacidas entre las décadas de los 40 y 50 con la excepción de Inma Aledón, la artista más joven «como excepción que confirma la regla», señala la organizadora y comisaria de la exposición Carme Jorques, que también participa junto a María Chana, Fuencisla Francés, Anna, Anna García Pan, Aurelia Masanet, María Luisa Pérez, Pilar Sala y Aurora Valero.

«Ser artista plástico ya es ser valiente, toda una declaración de fe y coraje, y ser mujer, un valor añado», apunta la comisaria, que apunta que la larga carrera de fondo de estas creadoras en el mundo del arte «merece visibilidad».

«Son mujeres que llevan treinta, cuarenta y cincuenta años peleando en el arte y de forma contemporánea, que ya eran punteras entonces y lo siguen siendo ahora. Todas ellas han hecho exposiciones importantes y siguen haciéndolas», señala Jorques, quien destaca, por ejemplo, que Fuencisla Francés está pendiente de una exposición antológica en el Centre del Carme de València, Aurora Valero acaba de volver de Alemania y Chana ha expuesto en Francia.

Son nueve pero son solo «la punta del iceberg» entre la «gran cantidad de mujeres artistas que hay en País Valenciano» que contrasta con cierta «falta de reconocimiento institucional» que requiere una «reestructuración de los discursos expositivos para que se visibilice en gran potencial que hay».

Todo ello, como apunta Jorques, pese a que los datos indican que el 65% de los estudiantes de Bellas Artes son mujeres, que entre los licenciados en Historia del Arte alcanzan el 75%. Sin embargo, en las ferias de arte y en la dirección de los museos, las mujeres apenan alcanzan un 20 por ciento y solo el 13 por ciento de las obras colgadas en los museos son de artistas con nombre de mujer.

Cada una aporta varias piezas y entre todas ellas suman en la sala cerca de un centenar de piezas «sólidas, brillantes, potentes y muy contemporáneas que desbordan el espacio» con óleos, acrílicos, electrografías, ensamblajes, collages o instalaciones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook