05 de junio de 2019
05.06.2019

El Oceanogràfic logra el certificado más exigente del mundo en cuidado animal

El acuario de València es el primero de Europa acreditado por la Asociación de Zoos y Acuarios americana (AZA)

04.06.2019 | 22:49
Intervención quirúrgica de una tortuga en el Oceanogràfic.

Señala al centro como un modelo a seguir por su bienestar animal.

El Oceanogràfic de València ha conseguido ser la primera institución zoológica europea que ingresa en la organización más exigente del mundo, la Asociación de Zoos y Acuarios (AZA) de Estados Unidos, tras certificar que cumple con los estándares más altos de bienestar animal y en las áreas de conservación, educación, ciencia, entretenimiento.

En el momento del ingreso, AZA ha definido el modelo del Oceanogràfic como ejemplar por su competencia en favor del bienestar animal, derivado de sus medidas de manejo animal, enriquecimiento y cuidado veterinario, así como del hecho de que un organismo consultor externo, ZAWEC (Zoo Animal Welfare Education Centre) perteneciente a la Universidad Autónoma de Barcelona y liderado por el catedrático especialista en bienestar animal el doctor Xavier Manteca Vilanova, coordine y evalúe el programa y sus resultados. La AZA es una organización sin ánimo de lucro constituida por más de 200 instituciones, que cumplen con el mayor nivel de excelencia en el cuidado de animales, brindan una experiencia familiar divertida y educativa y dedican millones de dólares a la investigación científica, la conservación y los programas de educación.

El Oceanogràfic, situado en la Ciutat de les Arts i les Ciències, forma parte así y está acreditado por todas las asociaciones nacionales e internacionales más relevantes como la Asociación Ibérica de Zoos y Acuarios (AIZA), la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA, en sus siglas en inglés), la Asociación Europea de Mamíferos Marinos (EAAM, en sus siglas en inglés).

Tras asumir la gestión del centro, Avanqua, del grupo Global Omnium, se propuso optar a acreditarse por la AZA, para lo cual debería revisar con sumo cuidado las condiciones operativas del Oceanogràfic para adaptarlas a nuevos y más severos estándares, especialmente en todo lo que tiene que ver con el manejo y seguridad de los animales y personas que trabajan con ellos así como de los visitantes. De este modo el proceso de adscripción comenzó a principios de 2018 en el que se formula la solicitud y se produce una primera visita de preinspección en julio. A partir de ahí se produjeron varias inspecciones, hasta llegar al «examen final» en Phoenix (Arizona), a mediados de abril, en el transcurso de un encuentro internacional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook