24 de mayo de 2019
24.05.2019

La ADDA Simfònica cierra la temporada de conciertos

Josep Vicent dirige la orquesta titular del Auditorio en obras de Copland, Gershwin y Prokofiev

23.05.2019 | 21:52
La orquest ADDA Simfònica bajo la dirección de Josep Vicent en el Auditorio de la Diputación.

(Brooklyn-Nueva York,1900-Perkshill-Nueva York, 1990)

Fanfare for de Common Man

Copland es, con Gershwin, uno de los compositores nacidos en Estados Unidos más importantes del siglo XX. Después de la Primera Guerra Mundial estudió en París con Nadia Boulanger, quien le abrió a la música de Ravel, Stravinsky y del Grupo de los Seis, así como piano con el español Ricardo Viñes. En el año 1942, en que se estrenó su primer ballet, Rodeo, compuso esta Fanfarria del hombre común por encargo de Eugene Goossens y la Cincinnati Symphony Orchestra, que la estrenaría en 1943. Es una de sus composiciones más populares que se utiliza todavía en su país en todo tipo de conmemoraciones. Copland fue elegido en 1942 miembro del National Institute of Arts and Letters, recibió el premio Pulitzer de música (1945), el Premio de la Crítica de Nueva York por Primavera Apalache, y un Óscar cinematográfico por la banda sonora de La Heredera (1950). Fue perseguido por el Comité de Actividades Antinorteamericanas del Congreso y rehabilitado en 1964 cuando el presidente Lindon B. Johson le impuso la Medalla de la Libertad, la más alta de las distinciones civiles de EE UU.

(Brooklyn-Nueva York,1898-Beverly Hills-California, 1937)

Rhapsody in Blue, para piano

y orquesta

El musicólogo francés Tranchefort afirma que esta es una de las obras que sirvieron para establecer la fama de Gershwin como «sinfonista de jazz», un malentendido que persiste todavía hoy cuando «no hay verdadero jazz en la Rhapsody in Blue, sino una especie de yuxtaposición -por otro lado elegante y concisa- de fórmulas pianísticas nacidas de la música popular americana y de un tratamiento orquestal que rehabilita las variedades», concluye. La obra fue estrenada el 12 de febrero de 1924 en Nueva York, en el Aeolian Hall, por la Jazz Band de Paul Whiteman, con el autor como solista. La orquestación fue realizada por Ferde Grofé, el futuro autor de Gran Canyon Suite, ya que para Gershwin era difícil orquestar. En 1926 se realizó la versión con piano y orquesta sinfónica que se escucha actualmente y que fue un acontecimiento tanto en América como en Europa. Las lagunas técnicas de Gershwin le llevaron a París donde intentó ser alumno de Stravinsky y de Ravel. Aunque se piensa que la Rapsodia en Blue se refiere al «blues» central de la partitura, Tranchefort dice que es «un intento de asociar sonido y colores, como los simbolistas franceses», como hacía el propio Debussy. Para el musicólogo francés «la estética es la misma» en el caso de esta partitura sinfónica.

(Sontsovka (Ucrania), 1891-Nikolina Gora, 1953)

Sinfonía número 5, en si

bemol mayor (opus 100)

De las siete sinfonías de Prokofiev, la número 5 es la más popular y a la que anima un aliento épico más poderoso. Tuvo también una importancia especial para el músico pues con ella volvía Prokofiev al género sinfónico, después de dieciséis años de interrupción. Concibió la obra «como la expresión de la grandeza del espíritu humano». Es la última de las grandes obras del período de la guerra, está fechada en 1944 e impregnada del sentimiento de la previsible victoria sobre el nazismo. La primera audición tuvo lugar en Moscú el 13 de enero de 1945, bajo la dirección del autor, coincidiendo con una importante victoria del Ejercito Rojo sobre los alemanes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook