07 de mayo de 2019
07.05.2019

Adiós a Pitita Ridruejo, la «socialité» que vio a la Virgen

La pintora y escritora fallece en Madrid a los 88 años. Expuso en galerías de Roma y realizó pruebas para trabajar en una película de Fellini

06.05.2019 | 21:50

Esperanza «Pitita» Ridruejo falleció ayer en Madrid a los 88 años, según fuentes familiares, que indicaron que será enterrada hoy en Soria, donde nació el 17 de diciembre de 1930.

Hija primogénita del matrimonio de dos de las familias más ricas de Soria, los Ridruejo y los Brieva, Pitita se trasladó siendo muy pequeña con sus padres a Madrid.

En 1957 contrajo matrimonio con José Manuel Stilianópulos Estella, filipino de ascendencia griega, del que adoptó la nacionalidad y con el que tuvo tres hijos.

Como pintora, colgó parte de su producción en algunas exposiciones en Roma, y además protagonizó dos películas para la televisión alemana en 1970.

En 1971, a petición de Federico Fellini, realizó las pruebas para trabajar en un filme a las órdenes del director italiano, pero el traslado de su marido le obligó a abandonar el proyecto. También en aquella época comenzó a interesarse por las filosofías orientales.

En 1973 fueron nombrados embajadores de Filipinas en España, etapa en la que acompañaron a los entonces príncipes de España en su viaje por ese país.

Posteriormente, al ser nombrado su marido embajador filipino en Londres, desarrolló una intensa actividad social y se introdujo en el mundo de la moda. También inició sus estudios de parapsicología, historia de las religiones y filosofías orientales.

En 1983 el matrimonio Stilianópulos decidió abandonar la carrera diplomática e instalarse en España, entre Madrid y Marbella, destacando entre los miembros de la jet-set, siendo objeto de crónicas sociales, como las escritas por Francisco Umbral.

Fue alabada por su elegancia, ha recibido numerosos galardones y escribió sobre temas de filosofías orientales en varias publicaciones hasta cambiarlos por lo que ella calificó por asuntos de «designios divinos», que reflejó en un libro sobre la Virgen María.

Ridruejo se hizo muy conocida a finales de los 80, al revelar en 1987 que tenía apariciones marianas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook