25 de abril de 2019
25.04.2019
Artista, autor del primer libro «escrito» con emoticonos

Xu Bing: «Con emoticonos es más fácil decir te quiero»

Los tiempos muertos que pasaba en los aeropuertos le inspiraron para abordar su libro Book from the ground, una obra elaborada solo con emoticonos

24.04.2019 | 22:17

Ayer lo presentó en el Centre del Carme de València, donde también expone su obra.

P ¿Cómo surgió la idea de un libro «escrito» solo con emojis?
R Empezó hace 13 años. Me aburría en los tiempos de espera en los aeropuertos y allí hay mucha señalética. Un aeropuerto es como un pequeño pueblo.

P ¿A quién va dirigido este libro»?
R Este libro está diseñado para todo el mundo y para nadie en concreto. Es entendible para todos. No importa el nivel educativo que tengas -alto o bajo- o de qué área cultural provengas. Vivimos en un mundo de pictogramas.

P ¿No teme que aquellos que no están familiarizados con las nuevas tecnologías y su lenguaje lo entiendan menos?
R Sí, puede que a aquellas personas que no estén próximas a esta cultura moderna de los emoticonos no les sea tan fácil abordar el libro. Sin embargo, los más jóvenes sí están muy cerca de este lenguaje, están acostumbrados a comunicarse con emojis. Además, hay un aspecto futurista en este libro porque en el futuro estaremos todos mejor adaptados para compartir este tipo de lenguaje.

P El libro narra las 24 horas de Mr. Black. ¿Se inspiró en alguien para crear a este personaje?
R Mr. Black solo trata de mostrar las experiencias más comunes a todo el mundo, representa el tipo de vida general, el trabajo en las oficinas... No busqué nada original. Este personaje no responde a ningún modelo en el que me haya fijado: no es ni una persona ni una combinación de mis amigos o conocidos. Es un personaje que todo el mundo puede comprender, alguien que vive una experiencia común. Es la experiencia común de la clase trabajadora. A diferencia de las ficciones que se relatan en las novelas habituales, donde generalmente se busca la singularidad o la diferencia en algún aspecto, en este libro busco lo contrario: lo similar, lo que comparte todo el mundo. El símbolo del personaje es un muñeco negro, algo que reconocemos todos como lo que vemos en las puertas de los cuartos de baño.

P Esos «tiempos muertos» en los aeropuertos parecen un buen momento para encontrar inspiración.
R Tienes razón. Cuando estoy entre espacios -ni en casa ni en la oficina- mi mente está libre y son momentos en los que puedo encontrar inspiración. Por mi experiencia, cuando viajo o me encuentro que tengo que pasar la noche en una ciudad o hacer escala en el aeropuerto, veo que son momentos en los que mi mente se libera, es un tiempo que solo te pertenece a ti.

P ¿Hay algún mensaje tras este libro o busca mostrar la rutina de una persona normal?
R Lo que quiero mostrar es el día a día en una vida pero también captar las características específicas de una persona. A fin de cuentas, todos los detalles de nuestro día forman parte de nuestras emociones. Algunos lectores han concluido que Mr. Black es una persona amable, simpática, generosa y que trabaja bien. Lo han visto como alguien noble, aunque también hace algunas travesuras como decir algunas pequeñas mentiras. Cuando vuelve a casa solo le espera su pequeño gato. Su propio ideal de vida está representado por un juego en el que el es experto. En esa parte de la historia las emociones, las del personaje, están en un punto muy alto, pero luego empieza de nuevo la rutina.

P ¿Utiliza los emojis en su día a día?
R ¡Por supuesto! Los emojis tienen unas características especiales que el lenguaje tradicional no consigue expresar. Por ejemplo, en mi cultura es difícil decir «te quiero». Mucha gente evita decirlo, pero con los emoticones es mucho más fácil al poner un corazón. También puedes cortar una conversación de móvil de forma menos agresiva o más educadamente al mandar un emoticono de la luna.

P ¿En qué se inspira?
R No me inspiro, en general, en mundo del arte en sí, sino más bien en la sociedad y en todo lo que nos rodea.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook