18 de abril de 2019
18.04.2019
Borja Cobeaga, Juan Maidagán y Pepón Montero
Cocreadores y directores de "Justo antes de Cristo"

Borja Cobeaga, Juan Maidagán y Pepón Montero: «Somos igual de patéticos que en la época de los romanos»

La serie une comedia, drama y romanos. Sí, romanos. «Pero olvidaos de La vida de Brian», piden sus creadores.

17.04.2019 | 22:52
Borja Cobeaga, Juan Maidagán y Pepón Montero.

Detrás de estos nombres se esconden producciones como Los del túnel (Maidagán y Montero), Cámera Café (Maidagán y Montero), Ocho apellidos vascos (Cobeaga) o Superlópez (Cobeaga). Ahora se unen para crear y dirigir Justo antes de Cristo, una serie que llevaba 15 años en un cajón.

P Han grabado dos temporadas del tirón. 12 capítulos en total. Movistar + tiene confianza en el éxito de Justo antes de Cristo...
R Pepón Montero: Sí, eso demuestra que están tomando riesgos. La serie de Leticia Dolera ( Déjate llevar) acaba de ganar el premio a la Mejor serie del Cannes Series. España está apostando por las series.
R Borja Cobeaga: También es verdad que la escenografía pedía hacer dos temporadas del tirón.
R Juan Maidagán: Cuando te metes en un pifostio así, te metes bien.

P Gran parte de la escenografía viene desde Roma.
R P. M.: Eso es un poco película. La escenografía se hizo aquí en España. En cuanto al atrezo, el equipo de producción encontró una empresa italiana muy buena. Se trajeron un camión lleno de cosas. Dentro había joyas: una alfombra de leopardo que salió en Cleopatra (1963), unas sandalias de La caída del Imperio romano (1964) y una coraza de Gladiator (2000).

P La serie llevaba 15 años en un cajón. ¿Qué ha cambiado para que Movistar + haya apostado por ella?
R P. M.: Que han entrado las plataformas de streaming. Llevábamos intentado venderla mucho tiempo.
R J. M.: No fue un intento tímido. Se llevó a todas las cadenas. Salió varias veces a pasear, pero regresaba una y otra vez a los corrales. Además, antes las cadenas no querían emitir series de media hora. Ahora, sí. Se arriesgan más en todos los sentidos.

P ¿En qué cadenas pensaron que encajaba la serie en su momento?
R P.M.: Realmente en ninguna (ríe). En la pública, supongo.
R J. M.: Lo malo es que un proyecto como este hubiera ido a parar a La 2. Eso supondría llevarse cuatro perras. Antes, no había huevos para llevarla a La 1 (ríe).

P ¿Qué peros les ponían las cadenas?
R P. M.: Peros ninguno. Todos decían lo graciosa que era pero no se lanzaban.

P ¿Se trabaja con mayor libertad en el streaming que en la tv tradicional?
R B. C.: Bueno, lo que es cierto es que hay más variedad. Cada plataforma quiere captar muchos tipos de público y quieren proyectos exclusivos. Afortunadamente, lo «exclusivo» ahora significa «más original». Y ahí tenemos cabida todos.
R J. M.: Hay tal cantidad de series que es imposible consumirlas todas, de manera que pueden haber muchos tipos de producciones. No tienen nada que ver con las comedias de las cadenas generalistas.
R P. M.: Ya cambiará.

P De modo que Justo antes de Cristo es un ejemplo de las series que se hacen ahora en el sector.
R P. M.: Para nada. Justo antes de Cristo no es un ejemplo para nadie (ríe).
R B. C.: Es lo mismo que se ha hecho siempre, solo que con romanos. El cine y la televisión han tomado caminos diferentes en comedia. Se están haciendo muchas películas inspiradas en otras comedias, mientras que las plataformas están apostando por contenidos originales.

P He leído por ahí que la serie empezó con unos videos caseros. ¿Es cierto?
R P. M.: Se podrían llamar así porque los grabamos en mi casa, aunque los actores eran profesionales: Enrique Martínez (Los hombres de Paco) y Antón Valen (Cámera Café).

P ¿El protagonista (Manio Sempronio) está hecho a la imagen de Julián López?
R P. M.: Era uno de los actores que teníamos en la cabeza. Fue el primero a quien le hicimos la prueba. No buscamos más.

P ¿Por qué la historia se desarrolla en esa época?
R P. M.: Porque esa época parece que haya sido escrita por un dramaturgo. Octavio, Marco Antonio... Es la Roma que todos tenemos en la cabeza. Si hiciéramos una tercera sería con Cleopatra y todo.

P ¿Qué hay en Justo antes de Cristo de Cámera Café u Ocho apellidos vascos?
R P. M.: Muchas cosas. Siempre andamos dándole vueltas a los mismos temas. Chorradas del día a día. Parece que no, pero en Cámera café salían temas existencialistas (ríe).
R J. M.: Se centra en las escenas cotidianas.
R B. C.: En mi caso, la veo más parecida a Pagafantas, porque es un drama para el prota pero una comedia para los espectadores. Es el tipo de comedia que más me gusta.

P La del looser (perdedor).
R B. C.: Sí, me gusta esa mezcla de ternura y crueldad. Además, somos igual de patéticos que en la época de los romanos.

P Evitan que la comparen con La vida de Brian porque no tienen nada que ver.
R P. M.: Sí, y porque además me encantan los Monty Python y es imposible competir con eso. No estamos haciendo lo mismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook