15 de marzo de 2019
15.03.2019

Irán, una cultura unida al MARQ

El museo alicantino abre sus puertas a la civilización del país asiático con 196 piezas procedentes de 60 yacimientos

14.03.2019 | 22:22
Irán, una cultura unida al MARQ
Irán, una cultura unida al MARQ

La mayoría de estos lugares están catalogados como Patrimonio de la Humanidad. Hasta el próximo domingo, el centro tendrá jornadas de puertas abiertas.

«No hay mejor antídoto contra los prejuicios colectivos que la cultura». Lo dijo ayer el director técnico del MARQ, Manuel Olcina, durante la presentación de la exposición Irán. Cuna de civilizaciones. Una muestra que el embajador de la república islámica en España, Hassan Ghashghavi, definió como «el evento cultural más importante entre ambos países en los 400 años de relación que mantienen».

Y no solo por las 196 piezas, procedentes de más de 60 yacimientos arqueológicos de Irán, la mayoría catalogados como Patrimonio de la Humanidad. También porque «la exposición de estas joyas va más allá de las fronteras», ya que «hablan de la historia y pueden ayudar a entender la cultura y la sociedad de hoy», afirmó el director del Museo Nacional de Irán, Jebrael Nokanden, en el acto celebrado en el museo alicantino antes de la inauguración de la muestra, que se podrá ver hasta el 1 de septiembre.

«Estos nexos de colaboración pueden fomentar el respeto entre los pueblos y nos ayudan a avanzar en el futuro», continuó. «Irán y España están en el mismo barco y ayudará al mejor acercamiento entre los dos pueblos, pero también a mostrar la riqueza de ambas civilizaciones que pertenecen a toda la humanidad».

Esta exposición, que pretende «mostrar una imagen clara de una de las culturas más ricas del oeste de Asia, que es el eslabón entre Oriente y Occidente», apuntó Nokanden, realiza un recorrido por esta cultura desde el Paleolítico, hace unos 200.000 años, hasta la islamización en el siglo XVIII de nuestra era.

«Un trasiego de gentes y pueblos: sumerios, asirios, babilonios, elamitas, persas, partos, romanos y griegos; una historia de ciudades míticas, como Persépolis o Isfahán, y poderosos reyes como Ciro el Grande», según Olcina.

Las piezas, que vienen de la mano de la Fundación Drents Museum de Holanda, se distribuyen en las tres salas temporales, además de un espacio organizado por el MARQ sobre las relaciones históricas entre ambos países, en un montaje realizado por la arquitecta Rosa Ibiza y el diseñador José Luis Navarro.

La primera sala, De los orígenes a las nuevas dinastías, aborda el Paleolítico y la Edad de Bronce, con cerámicas milenarias, el nacimiento de la escritura, vasos y pesos labrados en piedra o collares con cuentas semipreciosas, destacando una flauta realizada en hueso del año 6.200 antes de Cristo.

En este espacio se ha creado un entorno sensorial con paredes recubiertas con material prensado natural a base de hojas y flores, además de que las vitrinas están forradas con musgo, hojas o margaritas por lo que se percibe un olor sutil y evocador.

Una de las piezas estrellas de la muestra es el Ritón de oro, un gran vaso ceremonial que forma parte de un conjunto de veinte joyas de oro, que preside la segunda sala, dedicada a la antigua Persépolis y que abarca desde finales del siglo VI a.C. al IV a. C. Otros objetos de gran valor son los Bronces de Luistán, una selección de diversos instrumentos y armamento. Destaca también la inscripción colosal y trilingüe de Behistún.

De Persia a Irán es el título de la tercera sala, que incluye contenidos de la ocupación del territorio por parte de griegos y partos. La pieza central es un Corán del siglo VI que marca la llegada del Islam. También destaca un disco de bronce profusamente decorado y cerámicas, orfebrería y objetos de vidrio procedentes de los talleres de Isfahán. Asimismo se muestran dos réplicas de dos metros de altura de las estatuas de Darío el Grande, que no tiene cabeza, y de un príncipe parto.

La muestra se complementa con un conjunto de documentación que aborda el vínculo mantenido con España desde el siglo XVI, a través de facsímiles, un trabajo coordinado por José Francisco Cutillas y José Luis Menéndez.

Irán. Cuna de civilizaciones se complementará con una serie de actividades, además de que el MARQ ha establecido jornadas de puertas abiertas hasta el domingo. Más adelante, tanto la Embajada de Irán como la Diputación preparan distintas acciones culturales. Entre ellas, por parte de la diplomacia iraní se ha organizado la actuación de un grupo de música tradicional persa el día 27, y prepara más actos.

El vicepresidente de la Diputación, César Augusto Asencio, anunció que se organizarán una serie de charlas y conferencias, y que se programará un ciclo de cine iraní en el Festival de Cine de Alicante. La primera charla se celebró el miércoles, con el doctor Nokaden, y continuará el día 22 con el embajador de España en Irán, Eduardo López Busquets.

También la Universidad de Alicante, que cuenta con un Seminario de Iranología, ha organizado un ciclo de conferencias la segunda semana de junio.

La contrapartida a esta exposición la dará el MARQ a Irán con la primera exposición con fondos propios que organiza el museo alicantino. Será en septiembre cuando algunas de las mejores piezas de este centro viajen hasta el país asiático, bajo el título Alicante, tesoros del MARQ.

Como destacó el director de la Fundación MARQ, José Alberto Cortés, el Día Internacional de los Museos de este año tiene como lema la concepción de estos centros como ejes culturales, «en el sentido en que se manifiesta aquí con esta exposición, con un proyecto de esta naturaleza que pretende actuar para que los museos vayan a la búsqueda de un mundo mejor a través de la cultura».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas