19 de diciembre de 2018
19.12.2018

Fallece Conchita Molina, mujer de teatro, maestra y luchadora por la libertad

La autora y sindicalista alicantina, que fue distinguida por el Ministerio de Educación de Francia, será despedida hoy en el tanatorio de Sant Joan

18.12.2018 | 23:29
Fallece Conchita Molina, mujer de teatro, maestra y luchadora por la libertad

Guionista, autora teatral, escritora, periodista y luchadora por las libertades, la maestra Conchita Molina -«maestra que sabe que la docencia es el escenario del mundo y hay que aprovecharlo, siempre sonriendo y luchando», como se presentaba en las redes sociales-, falleció ayer por la mañana de forma repentina. Su despedida tendrá lugar en el tanatorio de Sant Joan d'Alacant a las 12:45 horas de hoy. Hace apenas un año estrenaba en la Casa de Cultura de Sant Joan La dama robada, puesta en escena por el Liceo Francés de Alicante Pierre Deschamps, y se encontraba inmersa en la escritura de una novela. «Ha sido una mujer guerrera, teatrera, maestra del Liceo Francés de Alicante, sindicalista hasta la médula, familia, amiga y sobre todo mi mayor apoyo incondicional», afirmaba ayer su hija la cineasta Verónica Cerdán.

Conchita Molina nació en Alicante y estudió Magisterio en Granada. A finales de los 60, muy vinculada a sectores progresistas y reivindicativos, entró en contacto en Madrid con los movimientos culturales más efervescentes.

Trabajó como reportera gráfica en el Grupo Z, en las revistas Sal y Pimienta, Interviú y El Periódico de Catalunya, como corresponsal de Alicante y provincia, y en el diario local Primera Página. A principios de los 70, entró como docente en el Liceo Francés, inaugurando la enseñanza en castellano en este centro. Sin dejar de lado la reivindicación política trasladó su lucha al teatro y a la literatura. En 1976, recién estrenada la Transición, montó el recital de poetas prohibidos «¿Quién juzga la poesía?». Su vocación pedagógica y creativa le llevó a escribir unas sesenta obras de teatro para diferentes edades, guiones de cortometrajes, cuentos y café teatro. A partir de los años noventa comenzó a compaginar su actividad docente y teatral con la escritura de relatos cortos, obras de teatro y guiones cinematográficos, alguno de ellos premiados en festivales.

En 2006, el Ministerio de Educación de Francia le otorgó el título de Caballero de las Palmas Académicas por su labor dentro de la enseñanza y su compromiso cultural con el teatro infantil y juvenil.

Su hija Verónica escribió ayer: «Se marcha dando una lección de vida y de muerte, con la valentía y su forma intempestiva de hacer las cosas, cuando quería y cómo quería, porque siempre ha sido un mujer libre. Solo puedo decir que espero algún día estar a su altura y que guardéis su recuerdo y la esperanza como la caja de Pandora que aparecía siempre en sus obras de teatro».

Su repentina muerte causó ayer una honda impresión entre quienes la conocían, querían y admiraban.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook