15 de diciembre de 2018
15.12.2018

Alicia G. se estudia en Francia

La obra poética de la ilicitana es elegida como ejemplo de poesía de género en la Universidad de Lyon

15.12.2018 | 00:42
Alicia G. Núñez en una performance sonora.

«Me educaron para el miedo en esta vida y otras muchas...» Así arranca Buena chica, un video-poema de la ilicitana Alicia García Núñez, o Alicia G., que, junto con otros de sus versos, se estudia desde hace varios años en la Université Lumière Lyon 2.

Ella no lo sabía hasta que hace unos meses fue invitada por esta universidad a participar en el seminario Género y arte desde una perspectiva poética y política con una conferencia sobre su trayectoria como poeta, artista visual, sonora y de acción, que ofreció el pasado jueves en el campus universitario de Lyon, además de realizar un set de arte sonoro.

«Fue un subidón saber que trabajaban mi obra poética allí. Nunca me había pasado, ni esperaba nunca ver algo así viva», señala entusiasmada la ilicitana, que añade que el hecho de que sus poemas entren en la universidad «son palabras mayores, que me llevan a pensar que de verdad soy una poeta viva».

Alicia G. apunta que la «culpable» de esta situación fue Claire Laguian, profesora de Literatura Española Contemporánea en París «con la que coincidí hace cuatro años en una residencia literaria. Ella conocía mi trabajo y se lo enseñó a otra profesora, Idoli Castro, de esta universidad, y parece que en Buena chica vieron materia de estudio para ejemplificar la poesía de género».

Este poema, indica, no está publicado en ningún poemario –«está claro que no tengo ojo editorial», bromea– sino que se puede leer y escuchar a través de un video realizado por Jairo Arráez que ella firma bajo el nombre de Álex Bohe.

En él se expresa el miedo y las imposiciones sociales que se transmiten a las mujeres desde niñas, «ese miedo inherente es el que se refleja en Buena chica, que concluye diciendo: ''Me quedo con el consuelo de amar a las mujeres'' como una forma de expresar la disidencia», explica.

Creado en 2004, «yo me di cuenta de que era feminista mucho después de haberlo escrito», indica la poeta, de la que también han analizado en las aulas otros poemas de su libro Sombras cuarteadas de neón (2011) en los que se habla de una «actitud de rebelión», así como otros textos poéticos de su página web.

Trabajo de máster de su poesía

«Han ido utilizando poemas míos en la asignatura de Literatura Española Contemporánea y, a su vez, estos alumnos, convertidos en profesores, los han llevado a institutos y colegios franceses en forma de unidades didácticas», destaca Alicia G.

El vínculo con Francia no termina ahí, ya que además, una alumna de la universidad lionesa, Zoe Liaumond, está en estos momentos realizando un trabajo de máster sobre la poesía de la artista ilicitana y ya le han avanzado la posibilidad de ir a Grenoble a ahondar sobre su obra.

Alicia G. Núñez pudo aprovechar su visita a la Universidad de Lyon 2 para comentar en persona su trayectoria, siempre alrededor de la palabra, pero plasmada a través de múltiples soportes.

«Mi multidisciplinariedad a veces es difícil de entender», señala la ilicitana, ya que comenzó con la poesía pero también ha practicado la performance, el arte sonoro, versos copn polaroids, grafitis con plantilla e incluso su cuerpo ha servido de lienzo. Recientemente ha creado el grupo LiTTiO x con Ángela Gemio, un entrenamiento de música electrónica y palabra hablada con el objetivo de experimentar con arte sonoro (uido, silencio, sonido, palabras, letras y acción).

Artista «intermedia»

Ella considera que su carácter de artista intermedia se ha ido formando «sin apenas darme cuenta» en un devenir natural de acontecimientos de búsqueda, exploración y desarrollo artístico.

«Al final, todo son motivos literarios y la base de todo está en la palabra. Pude explicar cómo la poesía puede tener otras vertientes y ser tantas cosas , incluso en el rayo que tengo tatuado en el brazo, que también lo analizaron, y que me recuerda que no deje de escribir mi yo del futuro».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook