24 de junio de 2018
24.06.2018

En el patio de su casa

?El público alicantino quiere a Manzanares con locura y ayer disfrutó con su actuación y posterior triunfo, que compartió con el toricantano Diego Carretero

24.06.2018 | 00:37

n Como es tradicional, la S.C.D. Carolinas rompió plaza a las siete menos cuarto, para el disfrute de quienes ya se habían sentado y provocando un efecto de aceleración entre los que iban camino de su asiento. Sin embargo, el atasco superó al del día anterior y ya desfilaban las cuadrillas cuando, por las entradas a los tendidos, continuaba la peregrinación de los caballeros veguero en ristre, niños a hombros de sus mayores y otras personas con dificultad para desplazarse por los pasillos y escaleras.

No obstante, la tarde respiraba duende por los cuatro costados, sin la menor brisa de aire, con un vistoso mantón de Manila en el palco presidencial, con público hasta en las terrazas adyacentes al coso y un callejón bien colmado. Repitió en él Andrés Calamaro, porque tiene una enorme afición, y Arturo Blau Espadas, director de la Escuela Taurina Municipal de Alicante. También presenciaron el festejo Luis Pla Ventura, subdirector de Opinión y Toros; el señor Sola, presidente de la Plaza de Toros de Benidorm; el fotógrafo Vicente Corona, que se haya exponiendo sus «Gestos Toreros» en el bar Manero; el juez gourmet Andrés Sánchez Magro y los toreros Manuel Caballero, Eugenio Pérez, Miguel Tendero, Fran Moreno, Paco Cervantes, Juan Martín Recio, así como el novillero Santiago Esplá.

Al finalizar el paseíllo, Fernando Leiva, presidente del Club Taurino, cedió al alcalde de Alicante Luis Barcala la entrega del trofeo que premiaba a José María Manzanares por la faena más artística de la pasada Feria de Hogueras, y que lleva el nombre de su recordado padre. Dicho trofeo es una escultura de la artista María del Mar Blázquez en la que representa al maestro cuando dio la vuelta al ruedo llevando a su hijo en brazos en la tarde de San Juan de 1984.

Manzanares brindó su primer toro a Toni Cabot, director de INFORMACIÓN, y Manuel Ruano, presidente de Aludium, sus compañeros Reyes Magos.

Desde antes del comienzo pocas decenas de antitaurinos se concentraron en el Paseo de Campoamor para protestar contra los miles de aficionados que acudieron a la plaza de toros. Además, en la segunda andanada del tendido 7 fueron detenidos dos espectadores por alteración del orden público y resistencia a la autoridad, gesto aplaudido por los espectadores de alrededor. Por último, en el tendido 2 hubo de ser atendida una señora que sufrió una lipotimia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook