24 de abril de 2017
24.04.2017

Un Día del Libro completo

Alicante y Elche organizan un amplio número de actividades en la festividad de Sant Jordi

23.04.2017 | 21:25
Un Día del Libro completo
Un Día del Libro completo

Literatura. Feria del Libro Independiente en El Claustro y, por su parte, autoedición, artesanía, obras de segunda mano en el barrio alicantino de Benalúa. También la Asociación Provincial de Libreros de Alicante entregó los premios de sus Relatos Urbanos en una jornada que también se vivió intensamente en Elche.

El Día del Libro en la festividad de Sant Jordi se celebró ayer en la provincia con distintos actos como la Feria del Libro Independiente en El Claustro (donde intervinieron numerosos autores y sellos editoriales de la provincia) además de en el barrio alicantino de Benalúa (autoedición, artesanía, obras de segunda mano y mucho más de la mano del Freak Art Bar y el colectivo de vecinos El Templete). En la misma tuvo lugar además una partida simultánea de ajedrez, dirigida por el profesor Luis Mª Campos Gutiérrez. Se contó con la presencia del escritor Francisco Gijón, firmando ejemplares de su obra, las pintoras Mª Jesús Amérigo y Ana de «Dibujo Alicante» y la ilustradora Nadia Gomis.

En este sentido, cabe destacar además la entrega de premios que realizó ayer, también con motivo del Día del Libro, la Asociación Provincial de Libreros de Alicante con sus Relatos urbanos. Según informó la organización, los galardones han sido para María José Barceló Cartagena (primer premio por «La huida»); Óscar Ortiz Manchado (segundo premio por «Sobre la pulsión de matar (trilogía hiperbreve)»; Ana Ponce de León Martínez (tercer premio por «Los tacones»); y José Antono Lafuente Andújar y María Rosario Mohinelo López (accésit). El jurado estuvo compuesto por Manuel Avilés, José Luis Ferris, Sandra Lamrani, Ramón Mayo, Ana Pomares, Araceli Puga, Marisol Sánchez y Mariano Sánchez Soler.

Por su parte, la Feria del Libro de Elche tuvo lugar en La Glorieta concentrando a decenas de ilicitanos para celebrar el día de San Jordi. Así, el centro de la ciudad se llenó de libros y rosas, adquiridas en los múltiples puntos de venta instalados a lo largo de toda la plaza, y en los que hubo títulos para todos los gustos. Las librerías ilicitanas sacaron de esta forma la literatura a la calle para llegar a todos los públicos.

Los niños también pudieron disfrutar de la lectura de una forma especial. A los numerosos títulos pensados específicamente para ellos se sumaron actividades como los cuentacuentos, los títeres o pequeñas representaciones teatrales, además de varios talleres con los personajes de cuento a modo de hilo conductor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook