06 de julio de 2015
06.07.2015

Quince cosas que todo turista debería hacer antes de irse de la ciudad de Alicante

La capital de la provincia cuenta con un patrimonio y una oferta comercial imprescindibles para cualquier visitante o alicantino que disponga de ganas de pasarlo bien

06.07.2015 | 12:36

Te proponemos una serie de actividades aptas para todos los bolsillos.

La ciudad de Alicante está considerada como una de las mejores zonas del país para disfrutar de un verano completo sin tiempo para aburrirse. Cuenta con un patrimonio y una oferta comercial imposibles de pasar por alto para cualquier visitante o alicantino que disponga de ganas de pasarlo bien.

Deporte, ocio nocturno, visitas a nuestros museos y todo tipo de actividades imprescindibles que la ciudad levantina ofrece para crear un ambiente idóneo para no parar.

La Costa Blanca está considerada como una de las mejores zonas de nuestro país para realizar el llamado "turismo de playa". Todo ello es gracias a las 60 banderas del color del mar, en 2014, que coronan nuestras playas y acreditan la calidad de las aguas, siendo la provincia alicantina la que ha conseguido más distinciones de este tipo. Los 200 kilómetros de litoral y los 300 días de sol al año permiten que nuestros visitantes disfruten plenamente de nuestro entorno.

Hay que destacar que junto a nuestras aguas cristalinas se unen la calidad de los servicios que se prestan a sus alrededores. Una amplia oferta de hostelería, comercio u ocio para disfrutar junto a la familia, además de una infinidad de posibilidades en deportes acuáticos. En La Playa de la Albufereta, localizada entre Alicante centro y La Playa de San Juan, se puede realizar uno de los deportes de moda recomendados para toda la familia, Paddle Surf. Es un deporte derivado del surf, procedente de Indonesia y que suele tener un precio de alquiler de equipo de 14 euros/1 hora.

Las playas y calas más famosas de la ciudad son, La Playa del Postiguet, La Playa de San Juan, La Playa de la Albufereta y la Cala Cantalar, esta última ubicada en el barrio del Cabo de la Huerta en un entorno natural y muy atractivo para los naturalistas al ser nudista.


Foto: Pilar Cortés
 
Si no eres muy aficionado a playa, no hay problema. Una de las mejores actividades que se pueden realizar en toda la Comunidad son las rutas de senderismo, ya que la provincia de Alicante cuenta con gran cantidad de parajes naturales, tanto de costa como de interior. Entre ellos encontramos la Sierra de Mariola, cerca de Alcoy, o el Parque Natural del Peñón d´Ifach, situado en el centro de la población de Calp. Incluyendo la ruta del Cabeçó d´Or en Busot.

Si no se conoce mucho la zona, también existe la posibilidad de realizar rutas guiadas con diferentes duraciones, o niveles de complejidad personalizándose el grupo con el que se va a trabajar. Suelen estar durante todo el año y hacerse con grupos de entre 6 o 10 personas para que sea más dinámico. El precio de estas rutas suele oscilar entre 15 y 30 euros.

No hay nada más esencial que la visita al monumento más representativo de Alicante, El Castillo de Santa Bárbara. Está ubicado en la cumbre del monte Benacantil a 166 metros de altitud. Su primera construcción data del siglo XIV, y es una de las mayores fortalezas medievales de toda España. Las vistas de la bahía de la ciudad son increíbles. Para consulta de horarios y precio visite la web oficial en castillodesantabarbara.com.



Foto: Pilar Cortés

Actualmente cuenta con varias exposiciones para todos los gustos, entre las que podemos ver "La Fortaleza del anillo", o visitas guiadas teatralizadas.

De uno de los puntos más altos, bajamos al subsuelo. El Centro de Interpretación de los Refugios Antiaéreos se encuentra en el conocido edificio de la Casa de Máquinas, en la plaza de Séneca, antigua estación de autobuses.

Está habilitada para mostrar exposiciones con referencia a la historia de la ciudad durante la Guerra Civil (1936-39) y la serie de ataques recibidos por las tropas italianas y alemanas.


Foto: Pilar Cortés

Después de todo esto, no te puedes quedar con hambre. La amplia oferta en restauración que ofrece la ciudad, con el sector servicios y turístico en pleno rendimiento, crea una diversidad muy completa de nuestra gastronomía destacando sobre todo la arroz alicantino. Para degustar este manjar es tan fácil como bajar a la Explanada o visitar el Puerto para encontrar cualquier tipo propuestas.

Otra zona muy recomendada sería el paseo marítimo de la playa de San Juan junto al de la playa de Muchavista de la localidad de El Campello, colindante. El precio medio por el que suele rondar es de 25 euros por persona, pero terminas bien comido para relajarte junto al mar.

Una de las cosas más llamativas que posee la ciudad es el increíble patrimonio arqueológico que posee, y es una gran idea para visitar después de comer. Entre los lugares más conocidos encontramos, Lucentum, un yacimiento arqueológico ibero-romano situado en la zona conocida como Tossal de Manises. Data del siglo III a.C y cuenta con 5 hectáreas de dimensión, convirtiéndose así en uno de los yacimientos más importantes de la comunidad. El horario de verano es de martes a sábado de 09:00 a 12:00 a 18:00 a 21:00h y domingos y festivos de 09:00 a 12:00h. El precio es de 2 euros y hay entradas reducidas y visitas guiadas. La dirección es calle Zeus, s/n.

También encontramos el Museo Arqueológico Provincial- Marq, está considerado como uno de los mejores del país por sus colecciones permanentes y temporales en las que se pueden ver desde el periodo prehistórico hasta la Edad Media. Fue inaugurado en 1932 y ampliado en el año 2000. En 2004 recibió el Premio del museo europeo del año. Para más información sobre exposiciones, precios y horarios, consultad la web oficial, marqalicante.es. Si decidimos seguir una ruta de museos, tenemos dos opciones más con las que complementarla. Por una parte tenemos el Museo de Bellas Artes GRAVIAN (MUBAG) con una amplia oferta de exposiciones de colecciones, también podemos visitar el Museo de Arte Contemporáneo (MACA) en la que podremos disfrutar, entre otras, de la exposición "La revelación de la pintura" hasta el 13 de septimbre.

Por último, L´Illeta dels Banyets se encuentra situada en el término municipal del Campello a unos 9 km de la ciudad de Alicante. Se trata de una península reconstruida en 1943. La primera evidencia de ocupación se remonta al periodo neolítico. El nivel más superior corresponde a la época romana en los siglos I y II d.C. 


Foto: informacion.es

Al bajar el sol, el paseo de la Explanada una actividad que mantiene una gran popularidad entre turistas y alicantinos, y se compone de un gran número de puestos en los que encontrar bisutería, trabajos en madera, cerámica, incienso y cualquier tipo de arte Hippie. Abre de lunes a domingo, excepto los martes de 11:00 a 22:30. Es una forma de visitar la ciudad y su precioso paseo, entre la zona del monumento a Canalejas y el Real Casino de Alicante.



Foto: Víctor Miralles

Otra de las visitas imprescindibles es a alguno de los parques de la ciudad, como El Palmeral, situado en el barrio de San Gabriel, o Lo Morant.

Para completar una visita llena de sorpresas arquitectónicas es necesario disfrutar de tres lugares emblemáticos. El Mercado Central, un edificio descrito como un estilo ecléctico con ornamentos modernistas que fue proyectado por el arquitecto Enrique Sánchez Sedeño y construido en 1921. Está situado en la avenida de Alfonso el Sabio, una de las más concurridas de la ciudad. En su interior hay multitud de puestos con productos de la zona, destacando por su calidad, el pescado y el marisco recién cogidos de nuestra costa.



Foto: Jose Navarro

La Plaza de los Luceros, posee en el centro una enorme fuente construida en 1930 por el escultor alicantino Daniel Bañuls Martínez. Es el lugar de celebración de momentos importantes de la ciudad como la mascletá o los desfiles de Hogueras.

El Barrio de Santa Cruz, popularmente es conocido como el Barrio Antiguo y es uno de los barrios más bonitos de la ciudad, está situado en la ladera del Castillo de Santa Bárbara. Es un lugar imprescindible de visitar ya que recuerda una vida pasada que sigue muy presente en el pueblo alicantino.


Foto: Jose Navarro


No puedes no complacerte cenando en la Calle Castaños, que ha sufrido una enorme transformación en los últimos años, proporcionando una amplia variedad de restaurantes y sitios de copas con un ambiente que no tiene nada que envidiarle a las ciudades de moda. En un sitio de reunión de todo tipo de personas, para todo tipo de presupuesto, en el que se puede disfrutar de la noche y la gastronomía alicantina.

Si no quieres irte a la cama tras disfrutar de una buena cena, durante el mes de julio el Teatro Principal de Alicante ofrece una amplia oferta de propuestas para cualquier gusto. Hay obras infantiles, comedias, danza o show de magia. El horario depende mucho de la función, pero comprende entre las 17:00 y las 23:00 aproximadamente con un precio de más de 15 euros por persona.


Foto: Pilar Cortés

Si necesitas una alternativa más asequible para disfrutar de los estrenos de cine con la familia o amigos puedes ir al Autocine. Hasta el 16 de julio se programa Los Minions y Espías con un precio de 6,5 por persona y para las dos películas, más 3 euros por coche. Los horarios son a las 21:45 y 23:45h.
 
Y para acabar la noche, no hay mejor plan que ir al conocido "Barrio". Su ubicación es la parte baja del barrio de Santa Cruz hasta el Ayuntamiento. Es importante su visita sobre todo por el ambiente nocturno que lo caracteriza. Cuenta con multitud de locales y pubs especializados en coctelería y diversión para que acabe la noche. 

Si después de esta amplia oferta de posibilidades no quedas convencido, una alternativa que no puedes perderte es Tabarca, la única isla habitada de la Comunidad Valenciana. Junto con ello destaca su patrimonio natural y arquitectónico donde predomina la Iglesia de San Pablo y San Pedro, o la Cueva de Llop Marí que está al sur de la isla bajo las murallas, siendo el lugar perfecto para bucear y vivir un momento de tranquilidad. Tiene una amplia oferta en restauración además de un par de hoteles con encanto. La forma de llegar es gracias a unos barcos que salen desde el puerto de Alicate o Santa Pola y que tiene un precio aproximado de 19 euros ida y vuelta.

Se recomienda no quedarse solo en la ciudad, sino que visitar localidades cercanas de la costa provincial. Gracias al tranvía, el servicio público de transporte proporciona movilidad y buena conexión entre estas preciosas localidades. Entre ellas están Benidorm, La Vila Joiosa o Dénia. Depende del destino varia el precio pero no superando los 10 euros, con un horario muy amplio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook