04 de mayo de 2014
04.05.2014

Viaje por el Alicante del siglo XIX

La web Alicante 1850 recrea cómo era la ciudad hace 160 años a través de imágenes en 3D, itinerarios virtuales, montajes infográficos y planos interactivos. La página pretende recordar el patrimonio perdido para intentar salvaguardar el actual

04.05.2014 | 00:45

Todo empezó con un plano de 1851 de Francisco Coello, que el informático y diseñador gráfico Pedro Mas consultó en la biblioteca Gabriel Miró en el año 2009, y una litografía aérea del francés Alfred Guesdon con la perspectiva de los edificios de 1856. Ahí surgió el blog Alicante 1850 que, con el tiempo y tras años de consultas en el Archivo Municipal, se ha convertido en la página web que recrea virtualmente la ciudad a mediados del siglo XIX (www.alicante1850.es), creada el pasado año, que acumula 50.000 visitas.

«Al principio me basaba en un callejero y una imagen aérea de mediados del siglo XIX, luego tuve acceso a la perimetría de los edificios y a las crónicas de la época y pensé en reconstruir la ciudad de hace más de 160 años a través del modelado en 3D», explica Pedro Mas, a cuyo proyecto se unieron también la arqueólogoa Verónica Quiles y la historiadora Eva Galán.

La elección del año 1850 –al que se ciñó al inicio, aunque la horquilla contempla desde 1840 a 1860– responde a que en la segunda mitad del siglo XIX «se producen cambios significativos en la ciudad, se derriban las murallas, llega el ferrocarril y la ciudad se abre, se crea el barrio del Ensanche, hoy Benalúa, se mejoran los espacios públicos y las plazas y, prácticamente, es el origen de la ciudad tal y como la conocemos hoy. La ciudad se moderniza, deja de ser pobre y de estar constreñida por las murallas y es un punto de inflexión para expandirse», explica este apasionado de la historia de Alicante.

La web cuenta con diversos apartados con información histórica y recreaciones técnico-artísticas, que van ampliándose progresivamente. Los internautas pueden disfrutar de montajes infográficos, que muestran cómo sería la ciudad si se hubieran conservado algunos edificios del siglo XIX, como el convento de las Capuchinas, la puerta de San Francisco (en la plaza Calvo Sotelo) o la Ferrisa (al final de la calle Mayor), el cuartel de San Francisco (en la Montañeta) o –ya del siglo XX– el cine Monumental o la Comandancia de Marina.

También hay panorámicas en 360 grados del Puerto, el Mercado de Abastos o el paseo de la Reina (actual Rambla), un plano interactivo del año 1859 en el que cada edificio o monumento tiene información e imágenes específicas, imágenes en 3D con las que utilizar gafas bicolor y, sobre todo, los itinerarios virtuales.

Mas ha configurado con un software especial estos paseos que ayudan recorrer la antigua Rambla, las plazas Calvo Sotelo o Gabriel Miró, el puerto o la Puerta del Mar. Hasta el momento hay siete itinerarios y Mas indica que para completar el mapa faltarían entre cinco y siete más, «porque el casco antiguo es muy denso», aunque «prácticamente se ha levantado casi toda la ciudad en 3D con todo el material disponible», señala, tras añadir que su intención en un futuro no lejano es que «se pueda pasear libremente por todo el recinto amurallado en aquella época, sin interrupciones, mediante sectores diferentes que se van abriendo».

Observando las imágenes es fácil advertir todo lo que se ha perdido con el tiempo y por ello uno de los principales objetivos de este proyecto es «concienciar a la gente de que tenemos un patrimonio que hay que conservar, porque ya hemos perdido muchísimo», señala el estudioso.
Mas, Quiles y Galán quieren dar ahora un enfoque «más pedagógico» al proyecto, con material didáctico, que pueda ser utilizado en la enseñanza «desde infantil hasta la Universidad», aunque para ello necesitarían apoyo de las instituciones públicas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook