10 de mayo de 2012
10.05.2012

La Obra Social CAM diseña un plan estratégico que garantiza su futuro

El FROB aprueba su continuidad hasta 2015 con un presupuesto medio anual de 16 millones, un 60% menos que el año anterior

10.03.2012 | 01:00
Taller realizado con escolares en Camon Alicante.

La actividad solidaria, medioambiental y cultural que la Obra Social de la CAM desarrolla desde hace décadas en la provincia de Alicante, así como en otras zonas limítrofes, no se extinguirá. Así al menos se desprende del plan estratégico a cuatro años diseñado por la entidad y aprobado por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que garantiza su continuidad hasta 2015.
El presupuesto acordado para este año es de 16.197.000 euros, y se prevé que la dotación económica para los siguientes tres años sea similar. De este modo, la cantidad prevista para cuatro años rondará los 60 millones de euros, cifra que se llegó a alcanzar en un solo año, 2007, y que supone un 60% menos para la Obra Social que el pasado año 2011, con 38,5 millones. Tales cifras, lógicamente, se manejaron antes de que se produjera la intervención por el Banco de España de Caja Mediterráneo el pasado mes de julio, de cuyos beneficios se nutría gran parte de la Obra Social.
No obstante, fuentes de la institución indicaron ayer que, dada la actual coyuntura económica y el cambio de escenario, con dichas cantidades se puede mantener el grueso de la actividad desarrollada hasta la fecha, aunque habrá restricciones, sobre todo, en las colaboraciones que la entidad realizaba con terceros.
Además, añaden que el proceso para reconvertir la Obra Social de la CAM en una fundación sigue su curso en paralelo y prevé materializarse en unas semanas, independientemente del proceso de adjudicación del Banco CAM al Sabadell, al que no está vinculada la formación de la fundación.
A partir de ahí, el presupuesto podría incrementarse en función de lo que establezcan los miembros del patronato, cuyos nombres se desconocen. Fuentes de la Obra Social indicaron que en la búsqueda de patronos se incluyen instituciones públicas y privadas "y el papel del Banco Sabadell será el que él decida", aunque confían en que sea importante. "Hasta ahora los responsables del Sabadell han mostrado interés en conocer el funcionamiento de la Obra Social y su vinculación con el territorio", añaden. Con el Sabadell o sin él, la constitución de una fundación "debe suponer un impulso para la Obra Social".
Ante la notable reducción de sus fondos, la institución regresa a su territorio tradicional de actuación -Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares- y deja de tener presencia fuera, tanto con actividades propias como con colaboraciones, salvo en Madrid, donde continuará el centro Camon dedicado a las nuevas tecnologías abierto hace año y medio.
Aunque en principio no se prevé "ni cerrar, ni cambiar centros" dependientes de la Obra Social, alrededor de una treintena, es cierto que algunos de estos ya habían cesado su actividad meses antes -al igual que ya se había reducido el personal de la Obra Social en unas treinta personas-, como el Aula CAM La Llotjeta (Valencia), las cuatro aulas de Jumilla, Cieza, Yecla y Mula (Murcia), el Centre d'Art d'Alcoi o el Aula de Benidorm. No obstante, la institución asegura que se mantendrán todos los principales centros y proyectos, como la Casa-Museo Azorín y la Modernista, los centros medioambientales CEMACAM, las aulas CAM en las principales ciudades y los centros Camon de Murcia, Alicante (2) y Madrid.
También se garantiza la continuidad de los proyectos más emblemáticos y de creación propia, como los premios literarios, el concurso FotoCAM, el Festival de Cine de Elche, o las becas de comedor a ONG al tiempo que disminuirán las colaboraciones en otras actividades, unas aún por definir y otras ya materializadas, como el abandono de la Fundación MARQ como patrono.
Racionalizar gastos, ajustar los precios de las actividades al máximo, buscar mayor eficiencia con proveedores y sumar sinergias entre centros de distintas localidades son algunas de las directrices puestas en marcha por la Obra Social con el fin de destinar más recursos a las actividades formativas y encaminadas a la creación de empleo en las tres áreas con becas a emprendedores o itinerarios para personas con discapacidad.
"Se ha hecho un esfuerzo por mantener la actividad de la Obra Social y por que continúe su vinculación con la sociedad alicantina arraigada desde hace años", indican desde la entidad, cuyo plan estratégico ha sido diseñado por el equipo que dirige, desde el pasado verano, Carlos Moyano, que siempre ha mantenido su confianza en la Obra Social frente a quienes preconizaban su fin.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook