03 de mayo de 2011
03.05.2011
Miguel Ángel Lozano

"El mayor problema de Miró es su exceso de calidad"

Considera que el autor fue un escritor excepcional que revolucionó la novela del siglo XX

03.05.2011 | 02:00
Miguel Ángel Lozano, en una foto de archivo.

¿Está Gabriel Miró suficientemente valorado en la actualidad
Miró fue un escritor excepcional que revolucionó la novela del siglo XX. Lo que sucede es que hoy en día estamos acostumbrados a una literatura sin dificultades. Esto le sucede incluso a los mejores escritores del momento y Gabriel Miró siempre ha buscado alcanzar logros estéticos y trascendentales. Como le sucedió a Wagner con la música, Miró quiso dar a su literatura una idea de trascendencia e importancia y no de pura distracción, que es lo que sucedió después de la década de los 30. Aunque parezca una paradoja y algo contradictorio, el mayor enemigo de Miró es Miró en sí mismo: su exceso de calidad.
A Gabriel Miró siempre se le ha acusado de ser un gran descriptor de paisajes. ¿Qué opinión tiene de esta calificación
Esta es la imagen que la crítica hizo de él y que todavía sigue en la actualidad. Es algo que Gabriel Miró asumió pero que no le sentaba nada bien. De hecho, acusaba a los críticos de ser poco originales y de su poca capacidad de evolución al considerar que analizaban a los autores en función de clichés y de prejuicios.
Y este cliché. ¿Está todavía vigente
Gabriel Miró es un autor que ha sido poco estudiado por los expertos españoles. Mientras que en la tradición anglosajona hay numerosos y valiosos estudios sobre su obra, en España escasean y eso que es un autor sobre el que hay cosas por descubrir y que es un escritor que ofrece una lectura inagotable. Y creo que estos prejuicios de Gabriel Miró como mero descriptor de paisajes todavía pesa en el ámbito académico.
De Miró todavía hay dudas de si pertenece a la generación del 98 o al modernismo según se analice la forma y fondo. ¿Qué papel tiene la palabra en la obra de Miró
Es fundamental. Él no deja escrito nada hasta que no encuentra la forma para decir lo que piensa. La diferencia entre forma y fondo creo que, con el paso del tiempo, se perderá. Estas divisiones, como la de generación del 98 o modernismo sólo sirven para analizar el momento literario presente. Dentro de cien años, cuando se vea con perspectiva, todos formarán parte del mismo movimiento. El fondo siempre se ha priorizado pero sin la forma no hay nada. Eso lo tenía muy claro Miró. Si, por ejemplo, al David de Miguel Ángel le quitas la forma sólo hay un trozo de piedra. La forma es lo que da importancia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine