29 de enero de 2011
29.01.2011

Una vida cantada en catalán

El cantautor Raimon recibe el doctorado honoris causa por la Universidad de Alicante con un alegato en defensa de una lengua "tan combatida todavía hoy por muchas autoridades elegidas democráticamente"

29.01.2011 | 01:00
Una vida cantada en catalán

Lucía por primera vez en su vida un birrete. Azul claro, como corresponde a la Facultad de Filosofía de la Universidad de Alicante. Ramón Pelegero Sanchis fue investido ayer doctor honoris causa y lo hizo emocionado pero sereno, rodeado de protocolo pero con un discurso sencillo, emocionante y muy acorde a su trayectoria vital. Una vida que comenzó en diciembre de 1940 y que le convirtió en Raimon, una de las voces más representativas de la canción catalana y una de las figuras más comprometidas en la lucha por las libertades.
Y sobre esos dos postes que han sustentado y sustentan su existencia trazó el artista su discurso en catalán, en un Paraninfo repleto, tras recibir el birrete de manos del rector de la UA, Ignacio Jiménez Raneda, y el anillo y los guantes, de los profesores Enric Balaguer y Armando Alberola, respectivamente, que ejercieron como padrinos.
Nació en 1940, cuando "los vencedores continuaban persiguiendo y castigando a los vencidos". Recordó a sus padres. Él, de la CNT. Ella, de familia socialista. "Perdonarán que hable de mi familia, pero ellos estarían muy felices si hubieran podido compartir este momento".
Habló de las "largas tournés" por el territorio español "con una primera parte en la que se enseñaba un poco la pierna -lo que permitía el censor local-, algún número de magia, algún número cómico. Y la segunda parte era toda para el cantante o la cantante famosos". Se planteó cómo hubiera sido cantar Diguem no en la sala de fiestas L'Emporium de Barcelona o Cantarem la vida "en el Gallo Rojo de aquí de Alicante".
Por eso, "había que encontrar otra manera de hacer llegar a la gente mis canciones". Y en 1965, llegó su primer recital en solitario. Fue en Barcelona. Después llegarían la Sorbona, la Mutualité y el Olympia de París. También el Instituto Químico de Sarrià en Barcelona donde concentró a 6.000 personas.
Durante muchos años cantó en universidades y lugares que dependían de autoridades eclesiásticas porque "no era obligatorio pasar la censura". De esta manera se convirtió en uno de los cantantes que más veces ha actuado en las universidades de España. "No creo que sea el motivo de la concesión del doctor honoris causa, de la misma manera que no espero que me hagan cardenal porque canté en muchas sacristías", bromeó.
El final de su intervención estuvo marcada por su continuada reivindicación de la lengua catalana. "Mi deseo de libertades y la lucha por conseguirlas, el gusto por la música y por la poesía fueron previos a mi decisión de hacer de mi canto vida y de mi vida canto. La lengua en la que me expreso, tan combatida aún hoy por muchas de las autoridades elegidas democráticamente, ha molestado y molesta todavía".
Raimon atacó a la "gente que sabe que valenciano y catalán son la misma lengua, como sabe que castellano y español son también una sola lengua", porque "fomentan la confusión negándose a reconocer lo que es obvio, por razones que no han explicado nunca".
Aseguró que en su trayectoria no había claudicado para coger el camino más fácil y cantar en castellano o en inglés. Y finalizó, antes de los intensos aplausos, con la filosofía que ha marcado toda su vida. "Me he mantenido fiel a mi lengua como una afirmación de vida, como el ejercicio de un derecho humano individual y colectivo. Y así pienso continuar".
En su encuentro con los medios anterior al acto, Raimon aseguró que nunca habría imaginado que acabaría siendo doctor honoris causa y que lo recibiría con un discurso en catalán. Sin embargo, criticó que pese a que "nunca ha habido tanta gente que puede leer y escribir en valenciano", no tenga trascendencia porque "las instituciones no lo apoyan" y hay "cierta hostilidad hacia las cosas que se hacen en valenciano, sobre todo hacia los productos que pueden llegar a la gente, los que pueden convertirse en masivos".

Distinción a Avelino Corma
En el mismo acto, también fue investido doctor honoris causa el profesor Avelino Corme, director del Instituto de Tecnología Química, con el profesor Miguel Yus Ortiz como padrino. En su intervención, Corme realizó una reivindicación de la ciencia. "Creemos firmemente que la investigación debe ir más allá de la creación de conocimiento y contribuir a solucionar problemas sociales y tecnológicos. Reivindicamos la función social de la universidad pública como servicio a los ciudadanos a través de la formación integral del alumno y de la generación de conocimiento".

"Rellotje d'emocions", su nuevo disco
El cantautor de Xàtiva anunció antes de su investidura que la semana que viene saldrá al mercado su nuevo disco, Rellotjes d'emocions, "el primero que grabo en un estudio desde el año 2000", ya que los últimos fueron el resultado de grabaciones de conciertos en directo. Destacó que el contenido de las nuevas canciones "no es explicable, no sabría qué decir, aunque hablo del paso del tiempo a través de las emociones, desde las estrictamente individuales a otras colectivas". Y en cuanto a conciertos, inicia la presentación del disco el 3 de febrero en Barcelona. Respecto a los derechos de autor y la "ley Sinde", el autor de Al vent afirmó que "no estoy al tanto, aunque reconozco que hay problemas porque el autor tiene que cobrar sus derechos".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine