26 de junio de 2010
26.06.2010

Lecturas estivales

Libreros y escritores proponen un abanico de novelas ambientadas en los meses de verano

26.06.2010 | 02:00
Una joven lee un libro en la orilla de la playa, en una imagen tomada en la cala de Finestrat.

El verano no sólo es la época de lectura por excelencia, sino que a menudo se convierte en escenario de muchas historias escritas e incluso es un personaje más en algunas novelas. La lista de títulos de libros ambientados en los meses estivales es interminable, pero libreros y escritores de la provincia proponen algunos representativos para aquellos que prefieren mimetizar su lectura en el verano, que acaba de empezar.
El escritor alicantino José Luis Ferris considera que en verano "siempre hay más tiempo para la lectura de ocio" y recuerda que el verano del 77 se dedicó a leer Cien años de Soledad, un libro que le dejó huella, como también lo hizo Las bicicletas son para el verano, de Fernán Gómez, ambientada en el verano del 36 cuando estalla la Guerra Civil en Madrid: "Es una historia personal que a la vez es la historia colectiva y su lectura me marcó mucho". Ferris también destaca clásicos como la Sonata de Estío que describe Valle-Inclán en paisajes mexicanos o la comedia romántica y llena de enredos de El sueño de una noche de verano de Shakespeare.
En el terreno de los bestsellers, Ferris recupera la historia de amor de Un verano en Sicilia, de Marlena de Blasi, y se desplaza a la ciencia ficción con Un verano infinito, relatos y novelas cortas de Cristopher Priest que transcurren en verano. Para lecturas infantiles, La isla de Tododelrevés, del propio Ferris, relata las vacaciones de un niño de 8 años en un pueblo y habla de la amistad en verano.
Para el escritor alcoyano Carles Cortés, que el verano pasado devoró El quinteto de Alejandría y este prevé terminar con Irène Némirovsky, El verano del inglés es "un divertimento de Carme Riera de apariencia ligera con toques de terror, una buena lectura para llevarse al campo en verano" y también recomienda Estiu grec, "un magnífico libro de viaje por tierras griegas de Josep Piera, donde se siente el olor y se ven los colores"; Jardín junto al mar de Mercè Rodoreda, "que describió con sutileza a un jardinero que cuenta las historias privadas de una familia burguesa en un chalet de la costa" y "para los que quieren viajar por el Mediterráneo", N'Zid, de Malika Mokedemm.
Francisco Trigueros, de la librería Ali i Truc de Elche, propone Nuestro último verano para el público juvenil, donde Ann Brashares se adentra en la amistad y las paradisiacas playas de la infancia tras la saga de Verano en vaqueros. Para adultos, Trigueros apunta a Verano inglés, de Guillermo Carnero, "que relata sus peripecias durante un verano tórrido en un libro de poesía"; Verano, una novela de Manuel Rico "que reúne a un grupo de amigos en el verano del 99 en una urbanización de montaña" con el tardofranquismo de fondo o El verano mágico en Cape Cod, el lugar de vacaciones donde transcurre una divertida historia familiar que describe Richard Russo.
Mariano Sánchez Soler recuerda que Castilla o 'Los veranos' de José Payá cuenta la historia de familias alicantinas que trabajaban en verano haciendo tejas en Castilla y Salvador, de la librería Ex Libris de Dénia, apunta que Presentimientos, de Clara Sánchez, está ambientada en una urbanización turística de Dénia.
El director de La Casa del Libro de Alicante, Fernando Álvarez, subraya un clásico, El Jarama, que narra 16 horas de baños en el río y escozores del sol; Un verano en escocia, de Mary Nickson, localizada en una granja convertida en centro cultural; los Cuentos eróticos de verano donde aprieta el calor y sobra la ropa, o el divertido y tierno Diario de una abuela de verano donde Rosa Regàs cuenta las vacaciones con sus nietos. Los libreros coinciden en que en verano aumenta la lectura y, en especial, los libros de bolsillo "para viajar, la playa...".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook