20 de junio de 2010
20.06.2010
ÚLTIMA HORA
Antonio Garamendi, elegido por aclamación presidente de CEOE para los próximos 4 años
Fallece José Saramago

"Hemos olvidado la capacidad de asombrarnos"

José Saramago nos concedió la última entrevista en julio de 2009, cuando habló de su novela 'El viaje del elefante'

18.06.2010 | 17:19
José Saramago

4/6/2009

Acaba de realizar la ´ruta portuguesa´ del viaje de ´Salomón´, el elefante protagonista de su última novela que en el siglo XVI se trasladó desde Lisboa a Viena. La sobriedad que en apariencia destila José Saramago y que le asemeja a un caballero luso pintado por El Greco, esconde una gran humanidad y un sentido del humor certero, apreciable incluso cuando trata asuntos trascendentales, o precisamente por eso.

–A pesar de los achaques no deja de escribir, ¿la literatura es salud para usted?

–Si eso fuera cierto no necesitaríamos médicos. Lo que sí se puede decir es que, a pesar de los achaques, todavía me queda salud suficiente para seguir escribiendo.

–´El viaje del elefante´, su última novela, es una de sus obras más vitalistas y llenas de fino humor. ¿No se aparta este enfoque de quienes pretenden encasillarle en una literatura más pesimista y ´sobria´?

–He sido yo mismo quien me he encasillado en una visión pesimista de la realidad del mundo. ´El viaje del elefante´ no niega esa visión, antes la confirma si se lee con atención. Que el tono de la narración sea ligero, incluso divertido, no significa que lo sea la historia que cuento.

–Llama la atención la libertad con la que despacha signos de puntuación y mayúsculas en la obra. ¿Por qué se decidió por este estilo?

–Busco una expresión escrita que se acerque todo lo posible a la expresión oral. Cuando hablamos no usamos puntuación, usamos sonidos y pausas, nada más. Igual que en la música. Por lo que se refiere a las mayúsculas, se trata de una cuestión ´estética´: las mayúsculas son feas....

–Sitúa la acción en el pasado lejano, como en ´Memorial del convento´, ¿le condiciona algo la novela?, ¿Le gusta documentarse mucho sobre la época en cuestión?

–No es que me guste documentarme, es que no hay otro remedio. Aunque yo no sea un fanático de la verdad histórica, es necesario conocerla para poder subvertirla.

–Porque como usted explica en el libro, ese viaje del elefante existió y el paso del animal desde Portugal hasta la corte austriaca causó sensación. ¿En el siglo XXI nos quedan acontecimientos por los que asombrarnos?

–Hemos olvidado la facultad de asombrarnos, por eso, y algunas razones más, nos hemos vuelto cínicos. En todo caso, ´El viaje del elefante´ ha venido a decirnos que no todo está perdido.

–¿Qué le ha parecido la adaptación al cine que del ´Ensayo sobre la ceguera´ ha hecho Fernando Meirelles?

–Entiendo que se trata de una muy buena adaptación.

–En las adaptaciones de la literatura al cine, ¿prefiere que el director sea fiel a la obra o no le importa alguna ´disgresión´ artística?

–Demasiada fidelidad y demasiada libertad son iguales en inconveniencia. El director es también un creador, y eso hay que respetarlo.

–Acaba de publicar ´Los cuadernos´, las reflexiones de su blog. La editorial de Berlusconi, político a quien usted califica en un reciente artículo como ´La cosa´, no quiso publicarle la obra. ¿Se lo esperaba?

–No me ha sorprendido.

–¿Qué le parece internet como instrumento para dar a conocer sus reflexiones?

–Internet es un territorio sin límite, la "página infinita", como recuerdo haberle llamado. En ese sentido, permite una difusión más amplia de lo que en ella se escriba, y eso puede ser bueno o malo, según los casos. El libro es mas selectivo.

–¿Tiene algún soporte para libros electrónicos?, ¿Prevé bibliotecas ´minimalistas´ con unos pocos libros heredados y miles de volúmenes en uno de estos aparatos?

–Todo apunta a esa situación, pero yo espero que aún quede una larga vida al libro y que las bibliotecas ´clásicas´ prosperen.

–Más velocidad parece que está tomando el periodismo digital en detrimento del de papel.

–Así es, se está perdiendo el placer táctil del contacto con el papel.

–Usted aboga por la unión de la Península Ibérica, ¿llegará algún día?

–No será para mañana pero estoy seguro de que ocurrirá.

–¿Qué le parece el nacionalismo como ideología?

–Una venda en los ojos, una venda que impide una visión razonablemente completa de los hechos.

–¿Cree que algunas comunidades cometen abusos con la legislación de sus lenguas autonómicas o se trata de una exageración ´centralista´?

–Abusos, sí, los hay, discriminaciones, sí, las hay. Se llegará al ridículo de saber inglés y despreciar el idioma ´nacional´.

–El Ayuntamiento de Málaga no se opone a la construcción de 600 viviendas en la última parcela de playa virgen de la capital. ¿Cómo ve el desarrollo urbanístico de la Costa del Sol?

–Me parece absurdo, pero no soy competente para discutir el asunto.

–Está embarcado en una nueva novela. ¿Volverá a cambiar de ´registro´ como con ´El viaje del elefante´?

–El nuevo libro está terminado y en manos del editor. El ´registro´ está en la línea del ´Elefante´.

–Don José, camino de los 87 años, ¿le ve sentido a la vida o estamos rodeados de ruido y furia?

–En sí misma, la vida no tiene sentido, tiene contradicciones.

–¿Y si, a pesar de todo, existe Dios y hay otra vida?

–Dios no existe. ¿Otra vida? Dios no lo permita?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook