19 de junio de 2010
19.06.2010

Un detective llamado Jordi Sevilla

El ex ministro socialista debuta en la novela negra con "La joven de la foto" y crea al investigador Ricki Trullos

19.06.2010 | 02:00

Si toda novela esconde aspectos de carácter autobiográfico de su autor ¿es Jordi Sevilla el detective Ricki Trullos, el mismo que acude a un congreso nacional de investigadores y es confundido por una extraña mujer que llama a la puerta de su compartimento en plena noche durante e viaje?
Más aún, ¿lo es cuando el propio ex ministro valenciano del primer Gobierno de Zapatero y Secretario de Política Económica de la Ejecutiva del PSOE entre 2000 y 2004, aparece retratado en la solapa del libro con sombrero y gabardina de investigador, o sólo es un guiño para ambientar su nueva identidad como narrador?
Tras los pasos de otros ex ministros o cargos públicos como Manuel Pimentel o Joaquín Leguina, Sevilla se ha pasado a la literatura. Pero además, negra. Y si Donna Leon creo a Brunetti, Raymond Chandler idealizó a Philip Marlowe o Simenon, al comisario Maigret para investigar sus respectivos casos, quizás ahora Sevilla esté en ese mismo proceso y quiera seguir su rastro.
Lo que no se puede desvelar es si convierte en protagonista a personajes reales con los que se ha topado durante su trayectoria política o utiliza experiencias pasadas como excusa argumental que llevar a la ficción. Porque La joven de la foto da vida a un personaje solitario al que le gustan las rubias, conoce en ese viaje a una de ellas, muy misteriosa, y recibe un encargo de una adinerada mujer que quiere conocer la vida que lleva su única hija, huida de casa siendo muy joven y, al parecer, por motivos amorosos.
A partir de ahí, el detective Trullos se enfrenta a un caso clásico de extorsión y falsas apariencias que no hacen pensar en un final feliz, como buena novela negra, y cuya acción transcurre entre A Coruña y Madrid.
Entre los personajes de su narración aparecen policías corruptos, capos del narcotráfico y especuladores del ladrillo, unidos en una telaraña de intereses que apuntan hacia una víctima, la propia joven de la foto. Trullos se enfrenta a todos los inconvenientes propios de su oficio: matones poderosos que no permiten que nadie interceda en sus intereses, ni modifique sus reglas, pero también se deslizará por algunas camas donde reponerse de los esfuerzos.
Publicada por la editorial Ellago, Sevilla, quien en la actualidad es Senior Counsellor de PricewaterhouseCoopers y profesor asociado en el Instituto de Empresa, había publicado libros relacionados con su especialidad en el mundo económico o político.
Según la editorial, en la novela, Jordi Sevilla "presenta a un detective nacido en esas horas donde la imaginación llena de imágenes y diálogos la rutina de una realidad que en casi todas las ocasiones supera nuestra capacidades de ensoñación".
La narración se presenta con un lenguaje directo y sencillo, y ofrece una mirada al entorno más próximo que permite un grado de conocimiento directo sobre el comportamiento humano, algo imprescindible en la peligrosa profesión de un detective.
Ricki Trullos ya tiene su primer caso y según todos los indicios no será el último.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook