10 de junio de 2010
10.06.2010
La enfermedad documentada

La esquizofrenia sin cortes

El cineasta alicantino Vicente Rubio ha retratado la esquizofrenia como no se ha hecho antes.

10.06.2010 | 02:00
Vicente Rubio, ayer en Toledo.

El cineasta alicantino Vicente Rubio ha retratado la esquizofrenia como no se ha hecho antes. Delante de una cámara y con el objetivo de desmitificar la enfermedad que padece desde hace siete años, el director ha recogido sus delirios en el documental Solo, una visión optimista del trastorno mental que se estrenó ayer en Toledo.

El documentalista y productor audiovisual alicantino Vicente Rubio presentó ayer el documental Solo, dirigido y protagonizado por él, con la finalidad de hacer llegar al público un retrato real de la esquizofrenia para luchar contra el estigma social al que, según el autor, "estamos sometidos quienes padecemos una enfermedad mental".
Rubio, quien estrenó ayer en Toledo su trabajo, asegura que no siente vergüenza de las imágenes que él mismo grabó mientras sufría brotes de esquizofrenia. Para él, son precisamente esas imágenes en las que aparece hablando en diferentes idiomas mientras cree tener revelaciones mesiánicas o haber encontrado a su media naranja las tomas que desvelarán a los espectadores una realidad desconocida de la enfermedad. "La mayoría de quienes padecemos esquizofrenia no cometemos actos delictivos ni tenemos brotes violentos. En el documental lo que aparece es cómo se puede entrar y salir del túnel, dar un mensaje positivo", argumenta Rubio desde Toledo. Está convencido de que un enfermo mental puede llevar una vida en plenitud y por ello denuncia que los medios de comunicación son los culpables de haber generado una imagen equivocada de este tipo de enfermos y generar en la sociedad una relación directa entre esquizofrenia, violencia y agresividad.
Solo, según explicó Rubio, es el primer documental que narra la realidad que vive una persona con enfermedad mental desde su propio punto de vista, sin filtros en los momentos delirantes, y que muestra, además, una recuperación, según apuntó este realizador de 38 años, casado y con dos hijos.
El director, que ha sido actor desde el año 1992 y ahora se dedica a la producción, tomó estas imágenes en el año 2003, desde que comenzó a padecer esta enfermedad hasta que fue ingresado en un hospital psiquiátrico.
Una vez recuperado, Rubio comenzó a impartir varias conferencias sobre salud mental que también decidió grabar, lo que sumado a diversas entrevistas a profesionales, personas con esta enfermedad y opiniones de gente de la calle conforman el total del largometraje.

Solo ante el público
El director alicantino ya ha recibido una Mención Especial en el Festival Cinestrat 4.0 de Benidorm por este trabajo. El documental, que fue presentado ayer en el Teatro de Rojas de Toledo, ha sido financiado por el Gobierno de Castilla-La Mancha a través de la Fundación Fislem. Ha sido seleccionado para participar en los festivales de Awareness Film Festival, que se celebra en Los Ángeles (Estados Unidos), y Un Film per le Pace, de la provincia italiana de Gorizia. En este sentido, Vicente Rubio afirma que pretende que el documental "llegue al mayor público posible" y espera que se emita también en televisión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook