06 de junio de 2010
06.06.2010

Despedida con buenas dosis de humor

La clausura del Festival de Cine de Alicante recuerda la importancia del género de la comedia con La que se avecina

06.06.2010 | 04:35

Probablemente el gremio de los actores de comedia sea el más vilipendiado. No ya por la crítica, sino por los escasos premios que se les ha concedido en su trayectoria. Y todo pese a que, casi con seguridad, recordamos a estos intérpretes con mayor facilidad y en mayor número de ocasiones que el resto por los buenos momentos y enormes risas que siempre nos han deparado.
El VII Festival de Cine de Alicante perseguía por tanto engrandecer el género de la comedia situándole en el lugar que se merece: entre los más grandes del séptimo arte. Por eso su programación y concesión de premios durante la última semana ha cumplido todos sus objetivos, recibiendo además el cariño y respaldo del público, que es sin duda el elemento más importante.
El jurado del VII certamen de cine en Alicante entregó ayer sus premios sin sobresaltos ni grandes novedades, recayendo los principales galardones en la sección de cortometrajes en El opositor (de María Giráldez y Miguel Provencio) y La rubia de pinos puente (de Vicente Villanueva) y La historia de siempre (de José Luis Montesinos), con 4.000, 3.000 y 2.000 euros de premio respectivamente. La mejor tv-movie fue para Cuatro estaciones (de Marcel Barrena) y el premio de la crítica para The End (de Eduardo Chapero Jackson). El único alicantino que se coló entre los premiados fue Luis Soravilla, por su labor de dirección en Adiós papá, adiós mamá.
La gala de clausura se celebró anoche en la Plaza del Ayuntamiento de Alicante, y a ella asistieron más de 1.000 personas. El único percance ocurrió al perder una mujer el conocimiento, por lo que tuvo que ser sacada en camilla por efectivos sanitarios. Entre el público anónimo, numerosos actores arroparon al VII Festival de Cine de Alicante, que cada vez coge más fuerza y empuje ante los miles de festivales que inundan toda España. Antonia San Juan, Fele Martínez, Fernando Esteso, Javivi junto a buena parte de la plantilla de la serie «La que se avecina» que se emite en Telecinco aportaron ese caché, que no glamour, de rostros conocidos que son obligados en todo buen festival de cine. A esta cita no faltaron por supuesto los grandes protagonistas de la noche, los actores Eduardo Gómez y Eusebio Poncela, quienes despertaron grandes ovaciones entre el público.
A Eduardo Gómez le conocemos muy especialmente por sus ironías punzantes y sus salidas de tono que, junto a una complexión delgada y no muy favorecida, le hicieron rápidamente un hueco entre los intérpretes más conocidos y mediáticos. Sobre todo, en la serie «Aquí no hay quien viva», que tuvo un gran éxito en Antena 3. Desde entonces, se ha movido mucho, tanto en la televisión con el cine. Normalmente asiste a los festivales donde se le invita junto a su joven y atractiva pareja. De ella también se habla mucho en los festivales de cine.
El actor Eduardo Gómez señaló ayer a este medio su enorme ilusión por el premio «Ciudad de Alicante» aunque «no termino de acostumbrarme a estas cosas porque, la verdad, creo que no me lo merezco». Eduardo Gómez, que durante una temporada se le pudo ver por la televisión ataviado con la camiseta del Alicante CF, aseguró que desde entonces mucha gente «me relaciona con que soy de aquí, algo que no me disgusta pero que me sorprende». Para el actor Eduardo Gómez la comedia ha sido un género no siempre muy bien tratado, en el que además «los que tenemos que trabajar en ella, siempre luego se nos ha tomado a cachondeo, cuando hacer reír a la gente es algo muy jodido y difícil». «El premio se lo dedicaré a Antonio Ozores, un gran amigo mío», apuntó Gómez.
El premio especial de «Ciudad de la Luz» fue para Eusebio Poncela, un todoterreno del cine que anda actualmente escribiendo en casa y a la captura de una buena historia, al mismo tiempo que aguarda el nuevo proyecto de Molina Foix.
El VII Festival de Cine de Alicante finaliza hoy con un maratón de cortometrajes dedicados a la comedia en la Plaza del Ayuntamiento. Y es que esta ha sido una de las actividades más innovadoras del actual certamen, en donde la organización ha apostado por el público ofreciendo cine gratis y con el mejor humor. El director del Festival, Vicente Seva, destacó ayer el «nivel muy alto» de todos los cortometrajes que se presentaron a concurso, que contó también con una importante participación internacional. El género al que se dedicará la programación del año que viene se desconoce, pero los primeros contactos empezarán en breve.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook