17 de marzo de 2010
17.03.2010
ENTREVISTA
ARQUITECTO Y PROFESOR UNIVERSITARIO

"Los rascacielos de Benidorm merecen un superhéroe"

Ángel Borrego cree que la distancia que separa arquitectura y ciencia ficción es tan pequeña como la que hay entre Spiderman y Peter Parker. El experto analiza el próximo lunes en Alicante la influencia de los héroes sobre los entornos urbanos.

17.03.2010 | 01:00
"Los rascacielos de Benidorm merecen un superhéroe"

?La conferencia que va a ofrecer en el aula CAMON explica que la arquitectura es como la ciencia ficción. ¿Por qué?
Lo digo desde mi tesis doctoral. Los arquitectos postmodernistas parecían hacer literatura, Le Corbusier decía que ellos eran científicos. Yo creo que hacemos de péndulo entre ambas disciplinas, pero sin tener las herramientas de un científico ni el conocimiento de un humanista. Mezclamos las dos y nos sale una ciencia ficción permanente, una disciplina que se dedica a imaginar y a proyectar un futuro cercano. ¿Qué otro campo contemporáneo vive de imaginar la atmósfera de un futuro a corto plazo? Aunque hay muy pocos arquitectos que lo admitan.


- ¿Cómo lo demostraría?
Hay muchas pruebas. Coges un edificio famoso del siglo XX, como la Villa Saboya, el Pabellón de Mies o el Guggenheim de Nueva York y se lo presentas a cualquier persona que no sepa de arquitectura. Enseguida lo relaciona con una visión del futuro. Son lugares como éstos donde se hacen las pelis de ciencia ficción.


- ¿Por qué cree que los superhéroes sólo actúan en las ciudades?
Viene de cuando Nietszche decretó que Dios había muerto. Entonces, muchos arquitectos actuaban como superhéroes. Decían que eran los únicos que podían salvar a la sociedad, como plasmó Le Corbusier con su "arquitectura o revolución". Aseguraba que si le daban buenas viviendas a los obreros no se levantarían contra el poder. Los superhéroes nacen de la arquitectura moderna, cuando los edificios pasan de un formato tradicional a ser rascacielos de cien pisos. Eso provocó un complejo de inferioridad de los hombres sobre su propia arquitectura. Y la necesidad de crear un Superman para equipararse con ella.


- ¿Los monstruos destructores de ciudades, como Godzilla, son parte de ese complejo a los edificios?
Claro, es otra forma de ponerse en igualdad con la arquitectura. Podemos crear ciudades impresionantes, pero también destruirlas. Es una adaptación moderna de los mitos griegos que establecían un dios para una cosa y otro para la contraria. Al final, su lucha dejaba a la gente vivir en paz.


- Batman tenía a Gotham, Spiderman a Nueva York y Superman a Metrópolis. ¿Qué tipo de héroe viviría en Alicante?
Bueno, se dice que todas esas ciudades son en realidad Manhattan o representaciones de Chicago, de los downtown norteamericanos. No conozco mucho Alicante, pero desde luego si hay una ciudad en Europa que merezca un superhéroe, es la que tiene los edificios más altos. Y esa es Benidorm.


- .¿Se puede invertir el complejo y pensar como un superhombre para hacer urbanismo?
Visto con cierta distancia, no estaría mal reivindicar la figura de los superhéroes para repensar cómo queremos que sea nuestro entorno. Sabemos cuáles son nuestros instrumentos, nuestra capacidad para hacer más pequeño el territorio con medios de comunicación cada vez más rápidos, para cambiar el medio ambiente. Los mecanismos para gestionar una ciudad contemporánea son más o menos conocidos. Se puede pensar en los superhéroes como imagen de ese poder de actuación.


- Y la especulación ¿Es el supervillano?
No realmente. La especulación es una visión de la arquitectura. No es mala, pero debe ser contrapuesta por otra especulación más optimista, menos maniquea. Es decir, transmitir "oye, se puede ganar dinero, pero haciéndolo un poco mejor".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine