18 de febrero de 2010
18.02.2010
ESPACIO ALICANTINO

Música con el cuerpo

El control de los sonidos a través del cuerpo es la propuesta que Paola Tognazzi está presentando ayer y hoy en Camon

18.02.2010 | 01:00

Del movimiento del brazo de Tognazzi surge música. Si lo hace lentamente, se ralentiza el ritmo, pero si lo agita con fuerza se acelera el sonido. El cuerpo humano como pentagrama y su movimiento como instrumento musical.

Así lo entiende la artista italiana Paola Tognazzi, que ha creado un sistema de captura interactivo que permite, a través de unos sensores dispuestos en brazaletes y tobilleras, crear sonido con el movimiento del cuerpo.

Los sensores registran los datos producidos por los movimientos del usuario y los envía a través de un dispositivo inalámbrico a un ordenador.

El resultado es la relación sonido-ente y la creación de paisajes sonoros, según ha explicado a EFE la artista italiana, que estos días imparte un curso en Alicante invitada por Obra Social de Caja Mediterráneo (CAM).

Sin pentagrama ni instrumentos musicales podemos crear partituras de sonido. "La tecnología al servicio del cuerpo humano y el cuerpo como protagonista", sostiene Tognazzi.

Una aplicación informática especialmente programada para este proyecto analiza y convierte los datos de los sensores, de manera que cada movimiento produce un sonido diferente.

"Si el usuario ralentiza el movimiento el ritmo sonoro baja de intensidad. Si lo aumenta, el ritmo se eleva", ha explicado la artista.

Además, Tognazzi ha incluido la posibilidad de configurar el sistema en tiempo real, lo que permite acompañar el sonido generado por el movimiento con música, textos hablados y efectos sonoros.

"Es como tener un súper poder que permite al cuerpo hablar", ha indicado esta joven italiana, directora de teatro e investigadora de tecnologías informáticas aplicadas a las artes plásticas.

Los usuarios, a través del programa informático, pueden elegir qué sonido introducir en cada sensor, los efectos de tempo, volumen y grados de sensibilidad de movimiento.

Natural de Milán (1973), Tognazzi apuesta por recuperar el protagonismo del cuerpo, "que sea éste el que hable" y que "cada uno escuche a su propio cuerpo".

"Cada movimiento suena distinto y cada sonido corresponde a un gesto de las extremidades", sostiene esta italiana, licenciada en Filosofía en la Universidad de Bologna y especializada en Teatro con Instalaciones Audio Visuales en la excuela MTD-SNDO de Amsterdam.

El sistema, denominado "Werable_SuperNow", ha sido avalado, entre otras entidades e instituciones, por el Museo Reina Sofía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook