13 de agosto de 2019
13.08.2019

Ejercicios de Kegel para embarazadas y otros consejos para sobrellevar el verano

Llevar una dieta equilibrada y practicar deporte de bajo impacto son algunas de las recomendaciones para que las futuras mamás afronten la época estival

13.08.2019 | 12:22
Ejercicios de Kegel para embarazadas y otros consejos para sobrellevar el verano

El verano es sinónimo de descanso, desconexión y diversión y, si, además, estás embarazada puede ser una verdadera aventura. Sin embargo, el calor de esta época es difícil sobrellevar, sobre todo, si estás en la última recta antes de dar a luz.

Para llevar el embarazo de la mejor manera posible en verano, los expertos de la firma Intima, dedicada la cuidado de la salud íntima femenina, ha elaborado un listado de consejos con los que hacer frente a las altas temperaturas.

Para mantener toda la energía y vitalidad en la época estival es aconsejable seguir estas recomendaciones:

-Dieta equilibrada y energizante. Lo más importante en esta etapa es cubrir todas las necesidades del bebé y de la madre con una dieta saludable. No obstante, es preferible no comer en exceso para evitar digestiones pesadas. Por ello, aconsejan evitar alimentos grasos, picantes o ligeramente condimentados.

Por otro lado, consumir productos que contengan hierro para prevenir la anemia, o ácido fólico, clave para el desarrollo del cerebro y la médula espinal del bebé, es fundamental para un embarazo saludable. Este último se encuentra de forma natural en las espinacas, las lentejas, los espárragos o las fresas.

Los suplementos vitamínicos, siempre recetados por un médico, pueden ser de gran ayuda para evitar el agotamiento en verano.

  1. Hidratación. Beber agua y otros líquidos, como zumos, de manera frecuente, es primordial para mantener el cuerpo hidratado en época de altas temperaturas, además de ayudar a sobrellevar el calor, a eliminar toxinas y a evitar la retención de líquidos. Asimismo, la fruta es muy buena opción por su alto contenido en agua.

  2. Descanso. El calor baja mucho la tensión, por lo que es muy probable sentir un gran agotamiento físico. Dormir lo necesario, mínimo 8 horas diarias, es recomendable para afrontar el siguiente día con energía. Si te cuesta conciliar el sueño, haz ejercicio (sin grandes esfuerzos) para llegar cansada a la noche.

  3. Usa ropa ligera. Llevar ropa cómoda y fresca ayudará a hacer frente al calor asfixiante de agosto. Tejidos como el algodón, la seda y el lino en colores claros son los más recomendables, siempre y cuando no sean demasiado apretados. Las prendas muy ceñidas pueden provocar exceso de sudoración y posibles infecciones en los pliegues de la piel.

  4. Cuida la piel. Además de ropa fresca para evitar sudar, es importante proteger la piel de los rayos UV con un elevado factor de protección. Además, hidratarse es fundamental para una piel suave y sana.

  5. Mantenerte en forma y tener hábitos de vida saludables durante el embarazo es importante tanto para tu bienestar como para el del bebé. Los beneficios de hacer deporte son muchos. Además de aumentar la energía, la vitalidad y el estado anímico, determinados ejercicios te pueden ayudar a aliviar los múltiples síntomas asociados al embarazo, desde el dolor de espalda hasta el estrés.
     

Ejercicios para practicar en verano si estás embarazada
 

Por ejemplo, nadar o practicar aeróbic acuático son buenas opciones, a la vez que te refrescas. Con el agua sustentando tu cuerpo, no dañarás las articulaciones como en actividades de gran impacto como correr. Además, tonificarás músculos y mejorarás la circulación.

Por otro lado, practicar yoga puede tener un efecto relajante, sobre todo en lo que a respiración, relajación y sintonía con el cuerpo se refiere, todos ellos, factores importantes en el camino hacia el parto.

 

¿Que son los ejercicios de Kegel?


Por último, aunque no supone un esfuerzo como para liberar endorfinas, realizar los ejercicios de Kegel es un hábito que se debería adquirir antes y durante el embarazo. Esta rutina sirve para fortalecer los músculos del suelo pélvico que ofrecen soporte al útero, la uretra, los intestinos y el ano.

Estos órganos pueden sufrir daños durante el embarazo y el parto y derivar en una incontinencia. Al mejorar la circulación, también ayudan a prevenir las hemorroides y a que las mujeres tengan mayor control de sus músculos durante el parto. Más o menos, a los seis meses de dar a luz se puede continuar practicando esta rutina con ejercitadores.

Muchos factores pueden debilitar los músculos del suelo pélvico, como el embarazo, el parto, la cirugía, el envejecimiento, el esfuerzo excesivo debido al estreñimiento o la tos crónica y el sobrepeso.

Los ejercicios de Kegel son beneficiosos en estos casos:

  • Si se te escapan unas cuantas gotas de orina al estornudar, reírte o toser (incontinencia de esfuerzo)

  • Si tienes una fuerte y repentina urgencia de orinar justo antes de perder una gran cantidad de orina (incontinencia urinaria imperiosa)

  • Si no puedes contener las heces (incontinencia fecal)

 

¿Cómo hacer ejercicios de Kegel?
 

  • Encuentra los músculos correctos. Para identificar los músculos del suelo pélvico, detén la micción a mitad de camino. Una vez que hayas identificado los músculos del suelo pélvico, puedes hacer los ejercicios en cualquier posición, aunque al principio te resultará más fácil hacerlos tumbado.

  • Perfecciona tu técnica. Para hacer los ejercicios de Kegel, imagina que estás sentada sobre una canica y contrae los músculos pélvicos como si estuvieras levantando la canica. Prueba realizar esto durante tres segundos a la vez; luego descansa a la cuenta de tres.

  • Mantén la concentración. Para obtener los mejores resultados, concéntrate en tensar solo los músculos del suelo pélvico. Presta atención de no flexionar los músculos del abdomen, los muslos o los glúteos. Evita contener la respiración. Respira de manera normal durante los ejercicios.

  • Repítelo 3 veces al día. Trata de hacer por lo menos 3 series de 10 a 15 repeticiones al día.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook