16 de abril de 2012
16.04.2012

Muerte en la orilla

El Lucentum pierde ante el Madrid tras quedarse a un paso de remontar 23 puntos de diferencia tras los triples finales de Dewar

16.04.2012 | 09:22
Muerte en la orilla

El Lucentum estuvo a punto de dar un susto serio al Madrid, pero se quedó en la orilla después de estar a un paso de remontar 23 puntos de desventaja. Lo hizo a base de entrega, de fe y, por supuesto, de triples. Dewar fue capaz de silenciar el Palacio de los Deportes con dos estratosféricos triples. Uno a falta de 22 segundos (87-84) y otro a falta de 2 (89-87). Fue el exlucentino Singler el que acabó con el último aliento del Lucentum al anotar los definitivos tiros libres. Hubiera sido una gesta con mayúsculas, pero su primer cuarto fue lo suficientemente pésimo como para permitir que el Madrid viviera de rentas el resto del choque. Llull fue letal desde el principio (24 puntos) y Tomic y Reyes una pared para un Lucentum que basó su reacción en la fe y en el tiro exterior (12 triples de 33 intentos). La segunda parte del conjunto de Vidorreta fue gloriosa (56 puntos) ante un rival que no imaginaba tal resistencia. Ni siquiera el técnico lucentino pareció creer en la victoria hasta que el partido entró en su recta final. Permaneció más tiempo sentado que de costumbre. Tampoco el arbitraje ayudó a creer en la sorpresa. Deslizó hacia el equipo local decisiones trascendentales muy discutidas. Francamente mala la labor de los árbitros.
El primer cuarto mató al Lucentum. Ni ataque ni defensa ni actitud. Nada de nada. Mejor en cifras: 44 de valoración para el Madrid en los diez primeros minutos por 5 del conjunto alicantino. ¿rebotes? 13 de los blancos por 6 del Lucentum. Un bochorno de acto ante un rival que arrolló con un espectacular Llull y un colosal Tomic bajo el aro. Para empezar, 7-0. Salió el Madrid como un vendaval al Palacio de los Deportes ante un Lucentum perdido en la cancha. Lo intentó Barnes tímidamente, Ivanov no aparecía por ningún lado y Llompart andaba espeso. Por el otro bando, seis triples. Libertad por dentro y por fuera para anotar un parcial de 16-0. Hubo canastas de todo tipo para firmar un parcial en el primer cuarto de 32-13. Demoledor.
La ventaja siguió ampliándose en el segundo acto. El 36-13 fue tremendo. Vidorreta veía el partido sentado, síntoma de que había poco o nada que hacer. A falta de juego, el Lucentum lo intentó desde la línea de 6,75. Primero Llompart y después Ellis con dos triples consecutivos que evitaban un resultado más sonrojante. El Madrid se relajó y Laso da entrada a Díez. Llull y Begic para firmar un 47-31 al descanso.
El tercer cuarto pudo variar la inercia del choque. El Lucentum mejoró ofensivamente tras aprovechar la relajación de los jugadores del Madrid. Tres triples consecutivos de Rautins acercaron al Lucentum. El marcador reflejaba un esperanzador 61-53. Pese a la oportunidad que se le brindaba al conjunto lucentino, parecía faltar algo de tensión.
El Madrid reaccionó. Volvió a someter a su rival tras una antideportiva de Ivanov. Tampoco los árbitros se pusieron de parte del Lucentum y el parcial concluye con un 67-55 tras dos buenas acciones de Mirotic.

Último cuarto
El Lucentum mantuvo el pulso con el Madrid en la recta final del partido. Ambos equipos intercambiaron canastas en los primeros minutos del último cuarto. El conjunto lucentino creyó en el rebote, mejoró en defensa y sólo faltó acierto y mayor claridad de ideas en ataque.
El Lucentum estaba dentro del partido a falta de cinco minutos (77-67), algo impensable tras recordar el inicio del choque. El Madrid no reaccionaba y un minuto después el conjunto de Vidorreta se aproxima todavía más tras una gran canasta de Dewar (77-71). Llull pudo matar el partido con un triple, pero Llompart no cede en su empeño. Fue Singler con una canasta desde más allá de los 6,75 quien complicara las cosas a su exequipo (83-74) a falta de menos de 3 minutos.
La discutida quinta personal de Llompart pudo poner cuesta arriba el último intento del Lucentum por acercarse al Madrid, pero en absoluto. Siguió remando el equipo alicantino. Triple de Rautins a falta de un minuto que deja el choque en 85-81. Todo el banquillo lucentino se puso en pie. El Lucentum estaba luchando realmente por la victoria.
Tras un tiro libre de Llull (86-81) a falta de 40 segundos llega el enorme triple de Dewar. Era el 87-84 y sólo 22 segundos por jugarse. Carrusel de tiempos muertos. Una rutina más para el Lucentum disputar un final de estas características. Llull, otra vez Llull en la línea de tiro libre. Anota los dos (89-84). Sólo 9 segundos en el marcador. Balón para Dewar. De nuevo triple del alero francés y 89-87. Tiempo muerto. La fe infinita del Lucentum hacía sufrir a su rival. Esta vez Singler era el encargado de lanzar los tiros libres tras una falta obligada. No falló. El Lucentum acaparó elogios.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

clasificación de la liga adecco oro

fiba

Enlaces recomendados: Oscars | Premios Goya
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Diario Información