30 de diciembre de 2011
30.12.2011
Décima victoria de la temporada

Espectacular

El Lucentum se clasifica para la Copa del Rey tras ganar ante el Fuenlabrada (60-64) en un nuevo final de infarto

30.12.2011 | 01:00

Impresionante. El Lucentum dejó sin palabras a todo el pabellón de Fuenlabrada con una victoria que clasifica de forma matemática a los alicantinos para la Copa del Rey. El equipo logró su quinta victoria consecutiva a base de fe, de lucha y de acierto tras el descanso. Fue capaz de remontar 16 puntos en dos espectaculares cuartos en los que dejó a su rival en sólo 23 puntos. El Fuenlabrada pagó muy cara la furia de Ivanov. El pívot estuvo totalmente negado de cara al aro (2 de 12 en tiros de 2), pero sacó toda su casta para capturar 17 rebotes en una nueva exhibición. Enorme también el trabajo de Ellis, vital en el triunfo con 4 triples en un inolvidable último cuarto. Rautins debutó, pero acusó falta de adaptación y apenas aportó acciones dignas de mención.

Un triple de Ellis igualó el partido a falta de 6 minutos (54-54). El pabellón era una auténtica olla a presión, pero segundos después la afición no daba crédito a un nuevo triple del escolta lucentino para firmar un parcial de 0-9 y poner por delante al Lucentum (54-57). Sólo 5 minutos por jugar. Una técnica a Llompart pudo variar la dinámica. 57-57 en el marcador. Menos de un minuto para el final. El conjunto de Vidorreta, acostumbrado a nadar en finales agónicos, mantuvo la sangre fría y, una vez más, Ellis anota un espectacular triple, anulado instantes después por otro de Colom (60-60) a falta de 48 segundos.

Ahora no podía fallar Ivanov. El pívot anota debajo del aro a base de rabia. Imparable. 60-62. 40 segundos por delante. Hora de defender. Así lo hizo el Lucentum de forma impecable. El Fuenlabrada hizo todo lo que pudo. Luchó hasta la muerte, pero topó con un rival imparable, maravilloso, fantástico.

Anduvo algo perdido el Lucentum en el primer cuarto. Muy lejos de su nivel habitual, arrancó con un parcial de 15-6 que obligó a remontar desde el principio. La inspiración de Penney (10 puntos en 10 minutos) contrastó con la espesura en ataque de un equipo alicantino falto de ideas y con extrañas sensaciones en la pista. Mal síntoma para un Lucentum que no acostumbra a exhibir tantos nervios ni tantas imprecisiones en ataque. Ivanov no acababa de encontrar su sitio en la pintura (recibió 2 tapones) y sólo Barnes lograba reducir la distancia a base de insistencia (15-10). A falta de 1 minuto para el final del primer cuarto debutó Rautins, el último fichaje del Lucentum.

Vidorreta experimentó con Jodar y Kone bajo el aro con un resultado realmente descorazonador. El Fuenlabrada aprovechaba los numerosos regalos que encontraba a su paso. Mainoldi impulsaba al equipo madrileño con canastas espectaculares y las diferencias comenzaban a ser preocupantes (34-18). Stojic despertó a su equipo con dos canastas consecutivas al que acompañó Ellis para firmar un parcial de 0-6. Alivio para el Lucentum antes del descanso. Finalmente, 37-27. Pudo ser peor para un equipo que acumuló 8 pérdidas en los primeros 20 minutos y que sólo anotó un triple de nueve intentos.

Giro radical
Pareció reaccionar el Lucentum en el tercer cuarto de la mano de Barnes, pero el mal día de Ivanov acabó contagiando a todo el equipo. El pívot recibió dos tapones más y el aro repelía todo lo que salía de sus manos.

Pese a la antagónica inercia de uno y otro equipo, el Lucentum no perdía la fe en la victoria y siguió luchando. Del 47-34 se pasó al 47-45 en apenas tres minutos. Los nervios se trasladaron al Fuenlabrada y el Lucentum, de nuevo, hizo lo increíble. Parcial de 0-11 con un brillante Ellis. Esta vez, el turno de los tapones correspondía al equipo alicantino. Kone, espectacular. Todo por decidir en el último cuarto.

Los triples consecutivos de Llompart y Ellis dejaron el marcador en 54-54 a falta de 6 minutos para el final. La lucha era titánica entre ambos equipos, pero otro triple de Ellis inclinaba la balanza de la victoria hacia el lado lucentino. Tras varias acciones, Ivanov anota la canasta que acabó por hundir al Fuenlabrada. Sacó la rabia contenida, superó a los defensores y dejó el marcador en 60-62. Dos tiros libres de Llompart tras el fallo del rival sentenció el choque a falta de 7 segundos.

El Lucentum escribe una nueva página de su historia. Jugará su segunda Copa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

clasificación de la liga adecco oro

fiba

Enlaces recomendados: Oscars | Premios Goya
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
Diario Información