Blog 
Servicios generales
RSS - Blog de Ana María

El autor

Blog Servicios generales - Ana María

Ana María


Archivo

  • 23
    Julio
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Alicante

    Cómo saber si tu hijo sufre dislexia en 15 minutos

    Cómo saber si tu hijo sufre dislexia en 15 minutos

    La dislexia es una discapacidad de aprendizaje que afecta a cada vez más jóvenes, aunque siempre ha existido, no era muy conocida. Tanto los padres como los profesores hablan de ello cada vez con más frecuencia, porque ahora es fácil encontrar profesionales que conozcan los métodos adecuados para controlar este trastorno. Un niño con esta condición es a menudo muy inteligente y compensa sus debilidades con otros activos que le serán igualmente útiles. Aquí puedes obtener más información.

    Signos que lo dicen todo

    Es importante recalcar que se trata de un trastorno muy preocupante para los padres, pero la prueba de dislexia puede determinar rápidamente las soluciones que se deben aplicar para que el niño pueda corregirse a sí mismo.

    De hecho, no es un defecto en absoluto porque a veces afecta a sujetos muy inteligentes compensando sus debilidades con otras habilidades. Sin ser un patólogo del habla y lenguaje o un especialista en el campo, existen algunas señales que te ayudarán a saber si tu hijo es disléxico.

    En la práctica, la dislexia disortografía conduce a algunas complicaciones, tales como:

    • Dificultades para identificar formas y reconocer letras. Por ejemplo, el niño puede confundir B y P, o M por N, entre otras...
    • Incapacidad para dividir las palabras en sílabas.
    • Incapacidad para repetir palabras o números.

    Aparte de estos pocos signos que pueden empezar a llamar la atención, puede saber si tu hijo sufre de dislexia superficial cuando tiene dificultad para escribir. También es posible que no pueda encontrar el orden correcto de las sílabas o que tenga dificultades para leer.

    Para él, las palabras y los sonidos se mezclan, lo que a menudo crea muchas malas interpretaciones cuando se expresa. En comparación con otros niños de su edad, también puede tener algunas dificultades de ortografía, nada comparable a las relacionadas con su nivel.

    Cerrando esta lista de signos, notará que con mucha frecuencia es propenso a la fatiga. Aparte, se encuentra en una cierta lentitud de aprendizaje, en comparación con sus compañeros de clase.

    Diagnosticar la enfermedad

    Los especialistas utilizan la observación de los diversos síntomas y así poder establecer un perfil. Por tanto, se necesitan muchos resultados antes de concluir que se trata de dislexia superficial o disortográfica.

    ¿Cómo superarla y ayudar al quien la padece?

    Para realizar una buena evaluación, debes llevar a tu hijo a una consulta con un terapeuta del habla. Este último hará una evaluación que te permitirá ser determinado. Dependiendo de los resultados de este examen, sugerirá sesiones para reeducarlo.

    No hay necesidad de preocuparse por estas sesiones porque son muy fáciles de seguir y no duran mucho tiempo. Esto es una gran ventaja al ser perfectamente adecuados para niños que no pueden estar atentos durante un largo período de tiempo.

    En términos prácticos, para ayudar a un niño disléxico, es importante proporcionarle apoyo tanto en clase como en casa. También será necesario un seguimiento por parte de un especialista, aunque existen muchos consejos para que se sienta comprendido. Tal ambiente es muy beneficioso para él, porque le permitirá superar rápidamente y mejor esta desventaja que puede fácilmente llevarlo a replegarse en sí mismo.

    Algunos consejos a considerar

    • La dislexia es un trastorno que afecta tanto a niños como a adultos. Se manifiesta en dificultades para leer, pronunciar o descifrar palabras. En resumen, el infante disléxico sufre una cierta lentitud en el aprendizaje, y es importante no ejercer una presión innecesaria sobre él.
    • Los comentarios hirientes y los insultos son absolutamente desaconsejables, con el riesgo de que se produzcan más consecuencias graves. Existen muchas pruebas disponibles para detectar el trastorno, con el fin de determinar la mejor manera de controlar a la persona que sufre.
    • No se puede curar. Sólo existen métodos y ejercicios diferentes diseñados por profesionales para minimizar las dificultades asociadas a los mismos. De esta manera, tu hijo podrá evolucionar al mismo ritmo que sus compañeros de clase, pero especialmente el suyo propio.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook