Blog 
Servicios generales
RSS - Blog de Ana María

El autor

Blog Servicios generales - Ana María

Ana María


Archivo

  • 21
    Septiembre
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Cultura SOCIEDAD Japón Asia

    7 costumbres japonesas que no conocías

    7 costumbres japonesas que no conocías

    Japón es un país maravilloso, lleno de arte, cultura, ciencia y tecnología. Como en cualquier cultura del mundo, al visitar Japón debemos de tener en cuenta varios aspectos de sus costumbres y tradiciones.

    Esto no solo nos ayudará a respetar la identidad y cultura de Japón, sino que también nos permitirá disfrutar la experiencia al máximo.

    Aquí te presentamos 7 costumbres de Japón que posiblemente no conocías

    Los nombres en Japón

    Si hay algo que caracteriza a Japón, es el respeto que hay en el trato diario.

    Siempre que conozcas a una persona nueva, deberás dirigirte hacia ellos por su apellido, no por su nombre. Solamente cuando hay confianza o amistad se acostumbra a dirigirse a los demás por su nombre. De todos los nombres japoneses hay algunos con significados arraigados en la tradición y su cultura; por lo que no es un tema trivial que haya que pasar por alto.

    Adicionalmente, tendrás que incluir un sufijo, dependiendo de la ocasión.

    A las personas que acabas de conocer deberás de agregar el sufijo “-san”, también a todos aquellos que tengan un rango superior al tuyo.

    El sufijo “-kun” es ´para quienes tienen un rango igual o inferior al tuyo.

    Finalmente, el sufijo “-chan” se utiliza únicamente para las personas a las que les tienes mucha confianza y con quienes quieres expresar este cariño.

    Antes de comer:

    En Japón es costumbre comer en mesas que están a la altura del suelo. Muchas veces estas están recubiertas de un cobertor eléctrico llamado “kotsaku” muy popular en invierno.

    Siempre que vayas a comenzar a comer, asegúrate de agradecer la comida y desearles provecho a los demás diciendo “itadakimasu”.

    De igual manera, no deberás de servirte la comida o la bebida por ti mismo. Siempre espera a que te sirvan, ya que hacerlo por ti mismo se considera un gesto grosero.

    Al momento de saludar

    Los abrazos y apretones de mano no son comunes en Japón al momento de saludar, mucho menos los besos.

    Si quieres saludar a algún conocido o amigo, lo más recomendable es hacer una pequeña inclinación de tu cuerpo hacia enfrente, en forma de reverencia. Esto es un saludo común y muy cordial en Japón.

    La hora del té

    La ceremonia del té es algo muy especial en Japón. Es un ritual casi religioso que debe de seguirse con el orden y respeto que se merece.

    Derivado de este ritual, muchas familias acostumbran a beber te. Si te sirven te, siempre tómalo con ambas manos, haciendo pequeños sorbos, siendo muy cuidadoso de no derramarlo.

    Propinas

    Las propinas no son comunes en Japón. Si dejas propina en algún restaurante, lo más seguro es que el mesero te perseguirá para devolverte tu dinero.

    Si quieres dejar una gratificación especial, puedes dar un regalo pequeño. De igual manera, de preferencia no entregues dinero suelto, siempre es más recomendable entregarlo dentro de un sobre.

    Zapatos

    Los zapatos son solo para el exterior. No se acostumbra a utilizar zapatos dentro de casa, por lo que deberás de quitarte los zapatos cada que entres a algún hogar.

    Muchas veces encontrarás pantuflas o zapatillas en la entrada, que podrás utilizar al momento de quitarte los zapatos.

    Pero de no ser así, deberás estar descalzo. Es por eso que se acostumbra a traer calcetines casi siempre, cuidando también mucho la higiene de nuestros pies.

    Regalos

    El ser invitado a una casa se considera un gran honor en Japón. Ya que no es común que se deje entrar a un espacio tan íntimo.

    Si te invitan a una casa, siempre recuerda llevar contigo un regalo. Los regalos deben de ser significativos, aunque no sean costosos.

    Esta es la forma de demostrar agradecimiento hacia quienes te invitaron. No te olvides de esta costumbre, ya que llegar sin un regalo puede considerarse como un acto rudo.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook