Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN y de otros artículos. Pero uno también le da a otros géneros y al humor gráfico desde mis tiempos en La Codorniz

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura, lo cotidiano y la creatividad. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la ternura, la acidez y la transposición de ideas en unas cuantas pinceladas


Archivo

  • 18
    Mayo
    2020

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Cultura humor gráfico

    Diario de un encierro. El álbum (12)

    Durante estos días de confinamiento, la gente tiene que caminar. Es lo menos que puede hacerse para estar algo en forma. Paseas de un lado a otro de la casa una y otra vez. Al día siguiente repites. Descubres todos los rincones, y no sabías que tenías un cuadro en una habitación porque cuando vas deprisa no prestas mucha atención a lo que hay. Naturalmente, cabe el recurso de pensar (si quieres) que circulas por la mejor avenida. Que has dejado la ropa casera y luces la ropa del domingo.

    Diario de un encierro. El álbum (12)

    “Un día más, un día menos”… Un día más y un día menos en este estado de alarma. Ya saben que solo se hace camino al andar. Con dificultades incluso. Estar a todas horas ahí ofrece dos posibilidades. Estar más unidos que nunca o estar más separados pese a estar viéndose las caras, suponiendo que se miren. “Lo poco gusta, lo mucho cansa”, se dice popularmente. Lo mucho genera hartura, cansancio o posible indiferencia. Pero también lo contrario. Estar más unidos que nunca como acabamos de afirmar.   

    Diario de un encierro. El álbum (12)

    Es cierto que la unión no siempre es unión auténtica. Las apariencias engañan. Nada es lo que parece en determinadas ocasiones, ya que se puede vivir acompañado y sentirse más bien solo. Por contra, la desunión no siempre es desunión real. Peor es una familia unida que no esté tan unida como parece. Que cada cual vaya a lo suyo y que los miembros parezcan unos perfectos desconocidos. El encierro lo agrava. Pero no es preciso que esto sea así para que ocurra con frecuencia.  

    Diario de un encierro. El álbum (12)

    No es menos verdad que algunos prefieren hacer el amor, no la guerra. Está bien. El problema viene cuando el deseo se convierte en obsesión y no paras de hacerlo o de solicitarlo. Uno de los dos podría tener ganas de huida. De dimitir. Es mejor la atracción amorosa (o el sexo sin más) que la hazaña bélica. Sin pasarse. El efecto favorable se podría transformar en rechazo. Hacer el amor porque sí, para no aburrirse en días de encierro, conduce a la fatiga total. Al desamor.      

    Diario de un encierro. El álbum (12)

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook