Blog 
Malamadre
RSS - Blog de Isabel Vicente

El autor

Blog Malamadre - Isabel Vicente

Isabel Vicente

Soy periodista, tengo tres hijos y trabajo en el diario INFORMACION. No creais todo lo que cuento.

Sobre este blog de Sociedad

La maternidad vista con humor e ironía y algo de mala leche


Archivo

  • 18
    Agosto
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    SOCIEDAD Alicante verdura mala madre malamadre

    ¿Es imposible que coman verdura?

     Llega un momento en que decides que no vas a volver a quitar los guisantes uno a uno para que no aparezca nada verde en su plato y que no vas a pasar por la picadora la cebolla una y otra vez hasta dejarla como una pulpa aguada para convencer a la criatura de que los macarrones sólo llevan carne y tomate. ¿Por qué los míos nunca han sido como ese amiguito que venía a comer de vez en cuando a casa, que se lanzaba a la ensalada y que se comía  la coliflor con la misma naturalidad con la que los míos se comían el pan con nocilla?

    Ya sé que ahora alguien vendrá diciendo que es cuestión de acostumbrarlos. Ya, ya. Desde que pasaron del biberón a las papillas, prometo que en su plato siempre había verdura. Luego, cuando empezaron con lo sólido, no faltaba su tomatito y su calabacín, e incluso recuerdo una época en la que iban por la casa con una zanahoria en la mano a modo de piruleta... Tiempos felices en los que podía mirar a los ojos al pediatra, orgullosa, cuando le confirmaba que los niños tomaban una alimentación variada y que sí comían verdura ¿Qué pasó entonces?

    ¿Es imposible que coman verdura?

    Les aseguro que no tengo ni idea pero de pronto lo verde se convirtió en el enemigo y ni siquiera los guisantes que colocaba como ojitos del huevo frito pasaban la criba. 

    Entonces empezaron esos largos años disfrazando la verdura, quitando los hilillos de espinacas y machacando el plátano con galleta para garantizarme que de vez en cuando se echaran a la boca algo del reino vegetal. Años de peleas y de amenazas. Años de chantajes, como aquella vez en que le dije que si probaba el puré de espárragos le daba cinco euros... Ni por esas.

    Pues ya está bien. Con 23 años ya es hora de que aprenda a quitarse las hojitas de las acelgas del cocido él solo. A mí ya no me queda ni vista ni paciencia.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook