Blog 
Libertad y orden
RSS - Blog de Pedro Luis Sánchez Gil

El autor

Blog Libertad y orden - Pedro Luis Sánchez Gil

Pedro Luis Sánchez Gil

Soy Pedro Luis Sánchez Gil y actualmente soy Letrado de la Administración de Justicia del Servicio Común Procesal de Asuntos Generales de los Juzgados de Alicante (registro y reparto de asuntos y acto

Sobre este blog de Sociedad

Análisis político y de actualida social.


Archivo

  • 18
    Julio
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    SOCIEDAD Alicante

    LA AMISTAD

     Si prestáramos atención a la calidad personal de nuestros amigos, su comportamiento  sería predecible. Pero a veces no lo hacemos y otras nos equivocamos en nuestra percepción. De ahí que cobre sentido  el aserto de quien fuera Decano del Colegio de Abogados de Madrid, Ángel  Ossorio y Gallardo, cuando decía aquello de que  “ si  tu mejor amigo te traiciona, no cometas  la bobada de sorprenderte”. Porque la realidad es que nos sorprendemos.

    Es muy duro comprobar  que aquellos que parecían apreciarnos se alegran de nuestras desgracias. Pero es algo de lo que ya estábamos advertidos. André Maurois, el insigne académico francés, estimaba propio de la condición humana sentir ante las calamidades ajenas una sincera piedad y una imperceptible dulzura.  Algo parecido a lo que afirmaba La Rochefoucauld  de que en las desgracias de nuestros amigos siempre encontramos algo agradable. O a lo que irónicamente decía Bonnard de que nos gusta ayudar a los desgraciados pero nos molesta que conserven el reloj de la pared.

    A la vista de lo anterior  ¿cómo pensamos que actuarían nuestros amigos, como aquellos que aparecen  reflejados en el poema de Kipling El Milésimo Hombre o más bien como los que se evaporan en tiempos de desventura o incluso  en prevención de que se les solicite ayuda se alejan ante los primeros síntomas de la desgracia ?

     Salvaremos el dilema con aquello de que de todo hay en la Viña del Señor. Pero en cualquier caso no olvidemos lo que nos aconsejaba  Ramón y Cajal : “ es mejor tener pocos amigos pero de plena confianza”. O lo que es lo mismo en palabras de  Ossorio y Gallardo: “ los conocidos por torrentes, los amigos por cuentagotas”. Y es que  como acertadamente argüía  Ángel Bonnard “no merece la pena consolarse teniendo muchos amigos de no haber encontrado ninguno”.

    Como esas paredes pintadas de oro y mármol que ocultan tras de sí el barro, así son algunas amistades,  aparentan lo que no son. ¿  Qué  podemos hacer entonces, seguir viviendo en la mera apariencia y hacer como que no nos enteramos o sacar la lista y empezar a tachar algunos nombres?

    La segunda opción es la nos recomendaba el gran filósofo Julián Marías para velar por nuestra propia dignidad personal “sin dejarla descender y sin venderla por ningún precio”. Porque lo que se ve no tiene vuelta de hoja. Así que, si por un casual es tu caso, no lo dudes, táchalos de la lista. Y seguidamente, bórralos de tu corazón.

     

    Pedro Luis Sánchez Gil, Letrado de la Administración de Justica.

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook