Blog 
Libertad y orden
RSS - Blog de Pedro Luis Sánchez Gil

El autor

Blog Libertad y orden - Pedro Luis Sánchez Gil

Pedro Luis Sánchez Gil

Soy Pedro Luis Sánchez Gil y actualmente soy Letrado de la Administración de Justicia del Servicio Común Procesal de Asuntos Generales de los Juzgados de Alicante (registro y reparto de asuntos y acto

Sobre este blog de Sociedad

Análisis político y de actualida social.


Archivo

  • 30
    Noviembre
    -0001

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     

    DEL AUTO DE LA JUEZ ALAYA

    Voy a exponer lo que no es más que una somera impresión en relación con el auto judicial ditcado por la magistrada Alaya en el que se acuerda notificar el mismo, en concepto de imputados,a los expresidentes de la Junta de Andalucía señores Chaves y Griñán.Entramos en la órbita del concepto de imputado y si en este supuesto puede o no atribuírseles tal condición a las personas mencionadas. Lo que la ley exige para que a un aforado como a cualquier otro ciudadano se le considere imputado es que exista una imputación  que tenga su origen en una denuncia, en una querella o en alguna actuación judicial. En el caso que nos ocupa, tratándose de personas aforadas, la juez  de instrucción no puede adoptar ninguna medida contra las mismas que no sea la de comunicarles la existencia de un prodedimiento penal del que resultan imputaciones contra ellas, imputaciones que si no obedecen a denuncia o querella, necesariamente han de resultar de alguna o algunas de las actuaciones judiciales practicadas. Y en virtud de ello, darles la posibilidad de personarse en las actuaciones ejercitando su derecho de defensa.

    Ahora bien, ¿ podría fundamentarse  el auto de forma genérica, alegando que de las actuaciones practicadas resultan indicios de criminalidad?. Mi opinión es que no. Esta es la razón por la que la fiscalía recurre el auto,  para que la juez concrete cuáles son los indicios de criminalidad que recaen sobre aquellos a quienes se le da traslado del auto en concepto de imputados. La juez del caso deberá concretar  pues, si es que no lo ha hecho como entiende el fiscal ,de que actuaciones procesales concretas se derivan los indicios de criminalidad contra los imputados.

    ¿ Están entonces o no imputados en el procedimiento? En mi opinión lo están. Se arguye que el juez de instrucción no puede imputar formalmente a un aforado, pero lo de formal o no formal es una disyuntiva inexistente en esta fase del proceso, donde no hay imputación formal contra nadie. ¿Está la juez con su auto imputándoles actuaciones presuntamente delictivas? Mi opinión vueve a ser afirmativa. A ello le lleva la valoración que  efectúa de los datos que resultan de determinadas actuaciones. No hace falta que la magistrada diga expresamente, yo te imputo a ti señor aforado y en consecuencia te doy la libertad de defenderte, no es necesario tal pronunciamiento, porque evidentemente si se acuerdada notificarles el auto en concepto de imputados es precisamente porque la juez estima que esa es su condición en el proceso en curso. Si no fuera así, la notificación del auto sobraría.

    Es posible que el recurso del fiscal prospere y  que las personas a quienes nos estamos refiriendo y que actualmente consideramos imputadas dejen de serlo.Pero no nos equivoquemos, a lo único que tal eventualidad condicionaría a la juez es a concretar alguna actuación de la que resulten indicios de criminalidad. Otra cuestión sería que una vez se llevare a cabo la mencionada concrección, se entrara a valorar por la Audiencia  Provincial si los indicios son suficentes o no, como ocurrió en el caso Nóos con la estimación del recurso del fiscal contra la imputación de la infanta doña Cristina y que dejó si efecto su imputación. Siempre cabe pues esa posibilidad, por muy infrecuente  o excepcional que sea en la práctica.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook