Blog 
Juego de series
RSS - Blog de José Antonio Martínez Perallón

El autor

Blog Juego de series - José Antonio Martínez Perallón

José Antonio Martínez Perallón

Fan incondicional de todas (o casi todas) las expresiones de cultura popular y conocedor de numerosos datos que queda bien repetir, aunque puede que no valgan para nada.

Sobre este blog de TV

Una mirada a las series por las que debes dejarte atrapar y de las que debes evitar.


Tweets by jam1970_

Archivo

  • 12
    Julio
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Alicante TV

    Muertes que no son spoiler

    Muertes que no son spoiler

    Hay veces en las que alguien te adelante qué personaje va a morir en una serie puede ser una hecatombe y generar algo parecido al apocalipsis. Es lo que se bautizado como un spoiler. Se me ocurren varios ejemplos, pero explicarlos podría dar más de un disgusto a quien no haya visto la serie en cuestión, por lo que podrían incluirse cualquiera de las muertes que ocurran en Juego de Tronos, en The Walking Dead o en Lost. En cambio hay otras en las que, por difícil que resulte de creer, esta revelación no es un spoiler. La muerte de ese personaje es algo que se conoce aún antes de que se emita la serie y está muy relacionada con el argumento. El ejemplo más claro es la muerte de Laura Palmer en Twin Peaks o, poniéndonos aún más clasicotes, el asesinato de la mujer del doctor Richard Kimball en El Fugitivo. No nos vamos a ir tan atrás en el tiempo. Esta semana en el blog analizamos dos series estrenadas este mismo año en España muy diferentes entre sí y que se inscriben en este segundo grupo: The Terror y The Good Place. Ya sabéis, alguien importante va a morir.

    Una de las premisas del estreno de The Terror en AMC es que no hay que encariñarse con ninguno de los personajes, porque les pespera el más trágico de los finales. La serie cuenta un hecho basado en una historia real, una fallida expedición de la Armada Británica cuyos miembros desaparecieron en el Ártico en el año 1849 mientras trataban de encontrar nuevas rutas comerciales. Los dos barcos que formaban la travesía quedaron atrapados en el hielo sin poder moverse, dejando a los tripulantes a merced de las inclemencias del tiempo y de una extraña criatura que les va dando caza. Lo peor de esta situación no es el monstruo, sino el ambiente que se crea entre los cada vez más escasos supervivientes. Como en The Walking Dead, el hombre es la peor de las bestias. Lo desesperado de la situación sacará lo peor de los miembros de la expedición. Desde el racismo con los esquimales al canibalismo, todo ello espolvoreado con unos polvos de lucha de clases. Es curioso cómo comprobar que cuanto más desesperada es la situación, son los oficiales de la expedición quiénes saben mantener la compostura y no se dejan llevar por supersticiones populacheras. ¿Hay algún tipo de mensaje social? Al principio, todos intentan comportarse con las mismas normas y protocolos que en Occidente, pero conforme pasan los días la cadena de mando se va rompiendo. Sabiendo que todos van a morir (podría matizar algo pero eso sí que sería spoiler), el suspense de la serie consiste en saber cuándo y cómo ocurre con cada uno de los personajes. 

    La serie cuenta con la producción de Ridley Scott y adapta un best seller de Dan Simmons ficción que aporta el toque sobrenatural a la tragedia de la expedición ártica. Al frente del reparto encontramos, entre otros, a Jared Harris y a Tobias Menzes. La serie ha sido renovada para una segunda temporada, con lo que muchos se preguntarán ¿pero no morían todos? Resulta que será una serie antología, como American Horror Story, Fargo o True Detective, contando una historia totalmente distinta en cada nuevo arco de episodios. Para la próxima temporada, la historia que se nos contará es la situación de los japoneses estadounidenses que durante la Segunda Guerra Mundial fueron confinados en campos de concentración al ser considerados traidores a la patria en potencia. ¿Poner a los protagonistas en situaciones extremas que sacan lo peor de la humanidad será lo que tengan en común todas las temporadas de esta antología?

    El monstruo que persigue a los aterrados marineros es un tuunbaq, una especie de criatura mitológica de los esquimales y que fue inventada por el escritor para la novela. En los primeros momentos, parece una especie de oso polar raro y se nos insinúa que son los nativos quienes los envían contra los hombres blancos que están cometiendo tropelías en su territorio. La serie conecta así con títulos del cine de terror como Alien o La Cosa, aunque en realidad el monstruo es una metáfora de la implacable naturaleza en sitios inhóspitos para el hombre blanco. La historia me recuerda también a Aguirre la cólera de Dios, película de Werner Herzog en la que Klaus Kinski interpretaba a un loco conquistador español que arrastraba a sus hombres a una expedición casi suicida para buscar un legendario tesoro en la selva amazónica. 

    De un tono muy distinto es la segunda serie de la que hablamos hoy, porque nos pasamos a la comedia. Decir que la protagonista de The Good Place muere no es un spoiler. En el primer minuto del primer episodio, Ellen Shellstrop recibe la impactante noticia de que está muerta y de que ha llegado al cielo. La serie se inscribe en la línea de títulos como Qué bello es vivir o El cielo puede esperar, donde en tono humorístico se nos cuentan historias sobre la vida en el Más Allá. El papel principal es para Kristen Bell, quien fuera la estrella de Veronica Mars. Ted Danson es otro de los protagonistas y encarna a Michael, el responsable de ese Paraíso al que se conoce como El Buen Lugar y al que, en inglés da título a la serie. Atención al personaje de Janet (D'Arcy Carden), que es una especie de mayordomo-robot para el Más Allá y que es uno de los más divertidos de toda la serie. El cielo está representado por intensos colores pastel, con nubes de algodón de azucar y farolas de caramelo y donde si alguien intenta decir un taco son otras expresiones más suavizadas las que salen de su boca. De fruta madre. 

    Si la muerte de Ellen no es spoiler, hay muchas otras cosas en la trama que sí lo son. Desde el primer momento, todo es una sucesión de giros locos con los que, episodio a episodio, la serie se va reinventando. El problema de Ellen es que (y esto posiblemente sí que sea spoiler) no ha hecho nada en toda su vida para merecer llegar al Paraíso. Ha sido una persona bastante egoísta y nunca se ha caracterizado por ser una samaritana precisamente. Dicho lisa y llanamente, ha sido una cabrona. Todo apunta a que su llegada al Buen Lugar se trata de un error burocrático y la  trama se centra en los primeros episodios en la investigación de qué ha podido fallar, mientras trata de esconder su secreto al resto de sus compañeros en el Más Allá. The good place ha sido estrenada por Netflix este año en España, aunque ya lleva dos temporadas a sus espaldas en la NBC norteamericana. Tras el verano nos llegará la tercera, por lo que estas vacaciones puede ser un buen momento para ponerse al día.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook