Blog 
Juego de series
RSS - Blog de José Antonio Martínez Perallón

El autor

Blog Juego de series - José Antonio Martínez Perallón

José Antonio Martínez Perallón

Fan incondicional de todas (o casi todas) las expresiones de cultura popular y conocedor de numerosos datos que queda bien repetir, aunque puede que no valgan para nada.

Sobre este blog de TV

Una mirada a las series por las que debes dejarte atrapar y de las que debes evitar.


Tweets by @jam1970_

Archivo

  • 07
    Febrero
    2019

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Alicante TV

    Kingdom, zombies y catanas en una Corea feudal

    Kingdom, zombies y catanas en una Corea feudal

    Para acallar a todos aquellos que piensan que poco nuevo hay contar en el género zombie llega Kingdom. Procedente de Corea del Sur y ambientada en una época feudal con caballeros armados con catanas e intrigas entre príncipes por la sucesión del trono. La serie se estrenó hace unas pocas semanas a Netflix y no ha contado con la promoción y el bombo que se suele acompañar a otros de sus estrenos. El boca a boca y su calidad están poniéndola en el sitio que se merece. La primera temporada de tan solo seis capítulos se ve en un suspiro y deja a uno con ganas de más. Y eso que Netflix tenía plena confianza en que sería un éxito, ya que la renovó para una segunda temporada antes de emitirse. La serie estuvo meses buscando plataforma que la apadrinase, con un rodaje plagado de accidentes y unos astronómicos presupuestos de dos millones de dólares por episodio. Un dinero que se nota, porque la producción está muy cuidada y a la altura de lo que se espera en una serie de época, mientras que sabe mantener un ritmo trepidante.

    El cine coreano nos dejó en 2016 una aclamada película del género zombi, Tren a Buchan, que hizo las delicias de los aficionados. Ese tipo zombis, los que corren que se las pelan y que extienden la plaga a toda velocidad, son los que vemos en esta serie. Si en The Walking Dead los muertos van a paso lento y uno puede deshacerse de ellos con relativa facilidad, en Kingdom van persiguiendo a sus presas como si fueran corredores de triatlon. La ventaja de tener una historia que transcurre en la época feudal es que la plaga queda localizada en una zona muy determinada. No hay globalización y tampoco hay aviones que extiendan la infección de una parte a otra del mundo en cuestión de horas. De ser así, tendríamos el fin del mundo. En Kingdom se nos presenta hasta el paciente cero de la infección, algo que en otros títulos del género suele quedar en el mas absoluto de los misterios. En cada título zombie entramos en un nuevo universo con sus propias reglas. Aquí los zombies corren pero también se ocultan cuando llega la luz del día y solo salen de noche (bueno esto sería matizable pero entraríamos en el delicado terreno de los spoilers), como los vampiros o los hombres lobo.

    Kingdom llega en un momento en que los zombies parecen salir de ese foso en el que el género parecía haber caído tras la llegada de Negan a The Walking Dead. Y eso que ésta sigue siendo una de las más vistas, pero ya no era lo mismo. Los aficionados a la serie de los muertos vivientes de la AMC pudimos comprobar cómo ésta ha seguido reinventándose tras la marcha de Rick Grimes (Andrew Lincoln) y a generar brotes verdes que hacen esperar con cierta expectación la segunda parte de sus nuevos episodios a partir de la semana que viene con la llegada por todo lo alto de los Susurradores, la nueva amenaza. La serie no sólo acaba de ser renovada para una décima temporada, sino que ya se empieza a hablar de otro spin off más con Maggie (Lauren Cohan), la hija pródiga como protagonista.

    No sabemos si la historia que cuenta Kingdom dará para tanto, pero sí está claro que los seis epìsodios de la serie saben a poco. También pasó lo mismo con la primera temporada de The Walking Dead, que tenía el mismo número de capítulos. La amenaza zombie de Kingdom bien pudiera ser como la de los Caminantes Blancos de Juego de Tronos. La ambición de determinados personajes de Palacio son quienes ponen en peligro la integridad del reino tratando de retardar la sucesión en el trono. No es spoiler porque es algo que se sabe desde el principio. El rey es un zombie, que permanece todo el día sujeto con cadenas, y su esposa, con una frialdad equiparable a la de Cersei (Lena Headey), pretende mantener la pantomima de la normalidad para que la corona no pase al príncipe heredero. El aspirante al trono es el héroe de la historia y se implica hasta el fondo para tratar de ayudar a la gente mientras la plaga se extiende entre varias aldeas del país y los soldados le persiguen acusado de traición. Al ser una serie ambientada en el pasado, se da por hecho que no llegará el apocalipsis y la humanidad sobrevivirá. Lo cual ayuda a quitar ese tufo de fatalismo que vemos en otros títulos del género y queda sitio para la esperanza. Pero, ¿quién sabe? ¿Y si fuera otra serie ambientada en realidades alternativas?

    La guionista de la serie parece haberse inspirado en un suceso real de la historial de Corea, que es la muerte de miles de personas en el país durante el siglo XIX a causa de una extreña enfermedad. Sin ánimo de hacer una tesis histórica, la imaginación se puso a volar. ¿Y si imaginamos una plaga zombie como la causa? Kim Seong-hun es el director de los seis episodios que componen la primera temporada de esta serie y los seguidores de Sense 8 quizá reconozcan a la actriz Bae Doona como la enfermera que forma parte del grupo de héroes que trata de poner a salvo a la población de las hordas zombis. Kingdom no es la primera serie que Netflix produce en Corea del Sur. El honor recae en Recuerdos de la Alhambra una serie que, como su nombre parece apuntar, fue rodada en España y llegó a la plataforma hacia finales de diciembre. La puesta en marcha de la división coreana de Netflix ha supuesto el desembarco de toda una serie de títulos procedentes tanto de este país como de otros puntos de Asia por los que uno podría pasarse meses buceando en busca de nuevos títulos interesantes. 

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook