Blog 
Juego de series
RSS - Blog de José Antonio Martínez Perallón

El autor

Blog Juego de series - José Antonio Martínez Perallón

José Antonio Martínez Perallón

Fan incondicional de todas (o casi todas) las expresiones de cultura popular y conocedor de numerosos datos que queda bien repetir, aunque puede que no valgan para nada.

Sobre este blog de TV

Una mirada a las series por las que debes dejarte atrapar y de las que debes evitar.


Tweets by jam1970_

Archivo

  • 08
    Marzo
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Alicante TV

    Britannia, psicodelia romana en la era del Brexit

    Britannia, psicodelia romana en la era del Brexit

    Al abrigo del filón de Juego de Tronos ha nacido un buen número de series de temática histórica con la premisa de mezclar en sus argumentos batallas violentas con las intrigas por el poder. Vikingos fue en su día una de ellas, como Isabel era una idea similar pero a la española. Si Vikingos nació a la sombra de Juego de Tronos, podemos comprobar cuánto se ha alejado de ella, porque ahora son otras series las que nacen a la sombra de Vikingos. Britannia es una de ellas. La narración y la ambientación están más cerca de los bandidos nórdicos que de los personajes salidos de la pluma de George R. Martin. Y eso que en la serie coproducida por Sky y Amazon (disponible en España por HBO) hay una buena dosis del género fantástico. No sabemos muy bien si los druidas de la serie tienen realmente algún tipo de poder mágico o que esas setas y brebajes que reparten son mucho más efectivos que cualquier pastilla azul "cocinada" por Walter White. Los créditos con fondo en rosa y letras amarillas al ritmo de la música de Donovan nos invitan más a un viaje psicodélico que a asistir a una serie de romanos. El origen británico de la serie le da un toque de reivindicación de lo propio frente a lo que viene desde el continente en plenos tiempos convulsos del Brexit.

    La trama está ambientada en el 43 d. C. para contarnos una tercera invasión de los romanos a las islas británicas. Julio César ya lo intentó en dos ocasiones y falló, en parte por la ferrea y numantina resistencia de los lugareños. Es con el emperador Claudio cuando se gesta la mayor invasión de Britannia y es esta incursión la que se nos cuenta en la nueva serie de televisión. No se conocen muchos datos sobre esta incursión y lo poco que hay es muy difícil de discernir cuanto es mitología y cuánto realidad. Esto es lo que ha determinado a sus creadores a ambientarla en este periodo en concreto. De esta manera, huyen de ceñirse al relato histórico para tener una mayor libertad creativa al contar la historia de la resistencia de las divididas tribus británicas contra las legiones romanas. 

    Al mando del ejército invasor está comandado por Aulo Placio, cuya intepretación corre a cargo de David Morrissey a quien los fans de The Walking Dead recordarán por su papel como uno de los villanos más memorables de la serie, El Gobernador. El papel de monarca de una de las tribus locales está interpretado por Ian McDiarmid, a quien los seguidores de Star Wars reconocerán por haber encarnado al Emperador Palpatine en la saga galáctica. Placio es consciente de la división entre las tribus locales y pretende aumentar esta brecha para hacerse con la victoria, trazando sus propias alianzas con los nativos. ¿Es realmente un demonio con forma humana, como dice uno de los personajes, o es que se ha pasado tomando setas? Otros protagonistas son los jóvenes que forman parte de la resistencia y que deberán pasar de la noche a la mañana a la madurez y afrontar duras pruebas para sobrevivir en cuanto empieza la invasión y se desata la guerra sin cuartel. Esa niña que grita de rabia al perder todo en un solo momento; esa joven que tiene que desafiar a su padre en su planteamiento para enfrentarse a la invasión; ese druida desterrado por los suyos que de repente encuentra su misión y a la elegida de una extraña profecía. 

    No estamos ante una serie histórica al uso. Tenemos reyes y princesas y cruentas batallas en las que las decapitaciones están a la orden del día. Esos momentos se alternan con otros más psicodélicos, donde parece que los druidas no son como los de Astérix y han dado a más de uno su propia versión de la poción mágica que, en lugar de dar superfuerza, llevan a su consumidor a los lugares más oníricos. Hacia la mitad de la temporada hay un par de capítulos que son ciertamente desconcertantes, con personajes que han perdido el sentido de la realidad y ya no saben diferenciarla de sus visiones. Aún no sabemos si Britannia contará con una segunda temporada, ya que su renovación está pendiente por parte de los ejecutivos de Amazon. El final de estos nueve primeros episodios ha cerrado unas tramas y ha dejado abiertas otras varias más. En caso de que fuera así, tendríamos serie para rato, ya que la guerra se prolongó durante más de 50 años.

    Casi al mismo tiempo que Britannia, se ha estrenado también en HBO Knigthfall. Una serie sobre la caída de los caballeros templarios, que era prometedora sobre el papel, pero que llevada a la pantalla ha resultado ser una decepción. Lo peor no son las patadas a la historia. Parece que la principal fuente de documentación de los guionistas ha sido Indiana Jones y la última cruzada, porque mucho de lo que cuenta me parece haberlo oído allí. Los diálogos son malos, los personajes de lo más previsible y hay una acumulación de clichés donde todo suena a plagio, hasta la banda sonora que es un quiero y no puedo inspirado en Hans Zimmer. La primera temporada logra algunos momentos vibrantes en la épica batalla final, que se ven eclipsados con otros totalmente ridículos, como la chica corriendo en mitad de la lucha a buscar a su amado. Para intentar tapar los agujeros de guión, siempre recurren a la opción de meter alguna secuencia de violencia sangrienta o algún giro inesperado. Nada crecerá a la sombra de ella. 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook