Blog 
Indesinenter
RSS - Blog de Julián Carcaño Pareja

El autor

Blog Indesinenter - Julián Carcaño Pareja

Julián Carcaño Pareja

Exconcejal en Torrevieja, militante de Los Verdes

Sobre este blog de Vega Baja

Cosas que suceden o repercuten en Torrevieja y en la Vega Baja


Intereses

Archivo

  • 07
    Febrero
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Alicante Vega Baja

    ¿Quién debe pagar lo del Teatro de Torrevieja?

    El arquitecto del Teatro municipal de Torrevieja pide 130.000 euros para firmar el fin de obra al cabo de 12 años de haber sido inaugurado por Francisco Camps junto a Hernández Mateo y la plana mayor del PP local (28 de junio de 2006).

    El certificado del fin de obra es un requisito imprescindible para obtener la licencia de apertura y poder reabrir este edificio público, que fue clausurado por la Generalitat Valenciana en septiembre de 2015, después de que el PP lo mantuviera abierto de forma ilegal durante nueve años, al objeto de subsanar las ilegalidades y los problemas de seguridad del edificio.

    El gobierno local presidido por José Manuel Dolón ha tenido que hacer frente a los graves problemas del teatro que dejaron los irresponsables regidores del PP.

    Después de realizarse las obras requeridas para solucionar los problemas de seguridad del edificio por importe de 40.000 euros, el pasado verano la OCA informó que el Ayuntamiento ya había subsanado los problemas del edificio y que sólo faltaba la certificación del fin de obra del arquitecto para que se pudieran obtener las licencias de apertura y de actividad.

    El Ayuntamiento se ha dirigido a la empresa constructora Acciona, al arquitecto del proyecto y a diversos organismos oficiales y corporativos con el objeto de conseguir la firma del fin de obra para poder reabrir el teatro cuanto antes. El propio alcalde ha realizado múltiples gestiones y mantenido diversas conversaciones sobre este asunto.

    Pero el problema radica en que el arquitecto, Antonio Marquerie, que ya debió de percibir hace años su minuta de manos de la empresa que realizó la obra (Acciona), quiere cobrar 130.000 euros por estampar su firma en certificado del fin de obra

    Como este arquitecto está en pleno uso de sus atribuciones, ningún otro arquitecto ni ningún organismo corporativo o público puede firmar ese certificado sin su expreso consentimiento. Y no creo que nadie diga que hay que obligarle a firmar pistola en mano.

    Para que este arquitecto pudiera cobrar esa cantidad (que le debió de haber sido pagada por la empresa constructora), tendría que existir un contrato con el ayuntamiento y una consignación en el presupuesto de gastos para ello, cosa que es imposible que exista ya que la minuta del arquitecto se englobó en el gasto de la obra del teatro que realizó y cobró Acciona hace ya muchos ejercicios presupuestarios.

    Lo alucinante es que los gestores del PP permitieran que ese teatro se inaugurara y funcionara sin que se firmara el preceptivo certificado de fin de obra.

    Lo delirante es que en febrero de 2011, la junta de gobierno del ayuntamiento (PP) aprobase el pago de una factura extraordinaria de 4,5 millones de Euros para abordar el pago de parte de las obras ejecutadas en el teatro (1,3 millones €) más un sobrecoste de 3,2 millones de euros, pese a los informes en contra de los técnicos municipales, que no pudieron certificar la realización de las presuntas obras del sobrecoste. Este asunto está en proceso judicial.

    Lo demencial es que pocos meses después del pago de ese extraño sobrecoste- siendo alcalde Eduardo Dolón y con Joaquín Albaladejo como edil de Hacienda-, el Ayuntamiento de Torrevieja devolviera los avales por 600.000 euros a la empresa constructora a pesar de que no se había obtenido el fin de obra y de las carencias de seguridad que reflejaba el informe de la OCA encargado por el propio ayuntamiento.

    Lo que hicieron estos irresponsables del PP es blindar a su empresa favorita -la misma a la que le dieron el servicio de las basuras- para que no se le pudiera reclamar nada en el futuro sobre una obra que costó 9,7 millones de euros (3,4 millones más de lo previsto inicialmente).

    Algunos querrán poner en el centro de la mirada al arquitecto. Yo no voy a hacerlo, y vuelvo a enunciar la cuestión como hace unos meses:

    ¿Cómo es posible que el arquitecto redactor del proyecto no firmara la certificación del fin de obra de un edificio que fue inaugurado en 2006 y que se mantuvo abierto durante 9 años de forma ininterrumpida?

    Tal vez se debió a que el arquitecto no estuvo de acuerdo con la realización de la obra; de hecho hay deficiencias graves que se acaban de subsanar. También es posible que el arquitecto reclamase a la empresa constructora los honorarios correspondientes por el sobrecoste de 3,4 millones que experimentó la obra con respecto al presupuesto inicial y que se embolsó la empresa constructora.

    Los responsables son los políticos del PP que gestionaron esa obra de la peor manera posible y que han provocado el problemón actual. Tienen nombres y apellidos: Hernández Mateo, Eduardo Dolón, Joaquín Albaladejo, Luisma Pizana, etc…

    Éstas personas –y no todos los torrevejenses- son los que deberían pagar de sus propios bolsillos el daño causado a la hacienda y el patrimonio municipal. Pero no lo harán porque para ellos la política es una forma de hacer dinero.

    Viendo el percal, no me extrañaría que cuando se plantee en un próximo pleno alguna propuesta de solución al problema del teatro avalada por los técnicos municipales, los ediles del PP se atrevan a votar en contra. Son capaces de lo peor en política.

     

    ¿Quién debe pagar lo del Teatro de Torrevieja?

     

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook