Blog 
El cofre de mis tesoros
RSS - Blog de Moisés Aparici

El autor

Blog El cofre de mis tesoros - Moisés Aparici

Moisés Aparici

Escritor entusiasta de las causas más desfavorecidas de nuestra sociedad.


Archivo

  • 14
    Abril
    2018

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD Alicante

    GROTESCOS Y MAL ENCARADOS

    Así percibo a muchos de quienes se dedican a la política. Antaño el ejercicio político se llevaba a término en las sedes locales de cada agrupación política o en los parlamentos, pero hoy parece que un grave mal percute sobre nuestros políticos aupándoles a trasladar el ejercicio político hasta los juzgados, o lo que viene a ser como la hora de los lobos. No sé si es qué permanecen abrumados por el peso del mundo o que se sienten como atrincherados en un estanque de podredumbre, pero ya no dirimen las cuestiones que nos afectan como ciudadanos mediante el parlamento y diálogo y exposición de ideas; se denuncia, airean las situaciones y se deja la demanda en manos del fiscal o el juez.

    Pretenden brillar aunque a lo sumo se quedan en luces dormidas, la furia de aquella borrasca contra la que sus ideales les auparon se ha diluido por el camino, y en vez de patear las calles y ver in situ las necesidades de los vecinos, se pasean por tierra desnuda, el ejercicio de sus funciones propias rebela cansancio.

    ¿Cuántos año lleva el Ayuntamiento en boca de malas noticias? De cuando en tanto algún político cabal asoma por entre los intersticios de la Institución queriendo gobernar, hacer algo bueno por los alicantinos, más ahí están preparados otros para formular denuncia, les fascina el peligro y la inanición del Consistorio. En el bosque silencioso estremece su rumor. Sí amigos, la insidia, la denuncia fácil, eso de denuncia que algo pasará, suele quedar agazapada como ese elemento hipócrita de conseguir retornar al poder, pues un juzgado será el encargado de eliminar a tu adversario. Esa clase de políticos tiene ojos de hielo y entrañas de pedernal. Cobran el sueldo en vez de ser servidores públicos. No sienten vocación, son grotescos y mal encarados.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook