Blog 
A Sotavento
RSS - Blog de Manuel  Pamies Andreu

El autor

Blog A Sotavento - Manuel  Pamies Andreu

Manuel Pamies Andreu

Colaborador de INFORMACIÓN durante más de tres décadas. Interesado siempre por lo que pasa alrededor.

Sobre este blog de Vega Baja

Torrevieja, ayer y hoy.


Archivo

  • 21
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Alicante Vega Baja Torrevieja Fundación

    Patata caliente

     

    Deberían salir a la calle las dos bandas de música de Torrevieja. Si sale sólo una de ellas, la otra se mosquea. También merecería la pena la celebración de un Tedeum, una misa de acción de gracias, cantada por el Orfeón Ricardo Lafuente en el Templo Arciprestal de La Inmaculada.

    Tal fasto, aunque controlando el gasto, debería ser organizado por José Manuel Dolón García, no como alcalde de Torrevieja. El alboroque lo haría en su condición de Patrón y presidente del Patronato José María López Dols, (José María «El Fundas»), que en gloria esté.

    Dolón García, ha conseguido tras quince años de gestiones despejar todos los obstáculos para poder edificar en lo que fue la vivienda del creador de la fundación, edificio protegido por el Ayuntamiento y desde hace tiempo declarado en ruina técnica.

    La casa en cuestión, de planta baja y una altura, objeto del deseo de promotores inmobiliarios y especuladores, se encuentra situada en la mejor esquina de la ciudad, en la confluencia de las calles Azorín y Ramón Gallud. Un emplazamiento privilegiado.

    De concretarse la oferta realizada por la Fundación, el Ayuntamiento de Torrevieja se beneficiaría de la planta baja y tres de sus alturas, todas ellas diáfanas con más de ciento setenta metros cuadrados a levante y mediodía, la mejor orientación local.

    Para la dualidad alcalde Fundación, la propuesta planteada implicaría que el edificio pasara a ser propiedad municipal a cambio del coste de las obras, y mediante un acuerdo ceder a la Fundación el uso de una planta y un ático.  

    El hecho de tener carácter municipal y protegido –paradójicamente esa protección es la que ha intentado eludir la Fundación desde el principio– facilitaría la posibilidad de acceder a ayudas y subvenciones del Ministerio de Fomento y de la Unión Europea.

    La casa del creador de la fundación, con él dentro, la he conocido siempre en estado ruinoso, pues en vida, aquel hombre tuvo entre sus obsesiones pagar lo imprescindible, sobre todo, a la Hacienda Pública.

    Cuando el PGOU de 1987, los propietarios de las escasas edificaciones localales con algún valor arquitectónico se dieron a las manos para evitar que fueran declaradas como edificios protegidos. Lo consiguieron.

    Se protegieron entonces, entre otras edificaciones, dos barracas valencianas. Ambas desaparecieron tras un incendio más que sospechoso.
    Actualmente perduran bajo esta denominación la llamada casa de Los Balcones, en ruinas y apuntalada; la Posada del Parejo, la Fábrica del Hielo (otro enclave privilegiado cuyos dueño han puesto a la venta y buscan la declaración de ruina). Ahora ha aparecido otra casa protegida, la antigua sede de la Asociación  de Jubilados y Pensionistas, también en la calle Azorín, que para sorpresa de todos es propiedad municipal.

    Este hallazgo podría complicar la oferta de la fundación. Personalmente prefiero que el Ayuntamiento aumente su patrimonio inmobiliario antes de que lo haga un particular.  Dolón de una forma u otra, haga lo que haga, tiene una patata caliente en las manos. Servidumbres del tener y poder.



       

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook