Blog 
A Sotavento
RSS - Blog de Manuel  Pamies Andreu

El autor

Blog A Sotavento - Manuel  Pamies Andreu

Manuel Pamies Andreu

Colaborador de INFORMACIÓN durante más de tres décadas. Interesado siempre por lo que pasa alrededor.

Sobre este blog de Vega Baja

Torrevieja, ayer y hoy.


Archivo

  • 15
    Octubre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

     
    Alicante Vega Baja Torrevieja Orfeón

    A pie de calle

     

    Me gustan las calles. Los espacios abiertos. El contacto con las personas. Mis sentimientos van más allá del término de municipal de Torrevieja, donde nací, y generalmente, he sobrevivido, hasta ahora con alegrías y penas.
    Al acercarme de  vez en cuando a cualquier acto celebrado al aire libre lo saboreo, lo disfruto. En el puente del Pilar me dí un par de borneos, ambos por la «Glorieta», hoy Plaza de la Constitución, antes del Generalísimo Franco y mañana, Dios dirá.

    Acudí a ese punto de encuentro, primero para asistir al sencillo acto organizado por el Ayuntamiento con motivo del Día de la Comunidad Valenciana, denominada así oficialmente por consenso tras la dictadura.
    En aquel tiempo, la derecha defendía lo del Reino de Valencia, y la izquierda País Valencià. Se tomó el camino de enmedio.

    Si el Día de la Comunidad congregó el mismo público de siempre, es decir, los cuatro gatos de siempre, porque los habitantes de este pueblo proceden de cien mil realeas; la celebración de la Virgen del Pilar, Patrona de la Guardia Civil se vio arropada, también como siempre, por numerosos vecinos, muchos de ellos henchidos de fervor patriótico

    Es bueno ir a lugares donde confluyen muchas personas. Por lo general oyes hablar y te enteras de lo que dice el personal sobre diversos hechos desde distintos puntos de vista.

    Por ejemplo: se decía allí  que debido a las aportaciones de los fieles el Templo de la Inmaculada Concepción se asemeja una fábrica de hacer billetes de curso legal. Vamos, que no saben dónde meter el dinero. La otra parroquia de referencia en la ciudad es la del Sagrado Corazón de Jesús, aunque siguen llamándola «La Ermita», pero a raíz de la operación urbanística realizada por el exalcalde Pedro Ángel Hernández Mateo, rebautizó  con el ampuloso «Catedral de La Punta».

    Dicen que cuando tomó posesión el nuevo y actual sacerdote de la «Catedral» se quedó alucinado por la generosidad de sus fieles a la hora de llenar los cepillos...Con tiento, con prudencia y buen tino, el cura ha invertido en torno a ciento treinta mil euros en adquirir un local para destinarlo a la sede de Cáritas con el fin de auxiliar a sus feligreses más necesitados.

    Ocurre que algunos piadosos vecinos de La Punta, ponen reparos, no terminan de ver con buenos ojos esta iniciativa social. Aseguran que se puede dar el caso de la presencia en el barrio de más de un indeseable. Vamos, lo mismo que dice respecto a la tragedia de los refugiados todo un obispo o arzobispo de Valencia, y cardenal para más INRI, apellidado Cañizares.

    Me entero de que a petición de la Guardia Civil el Orfeón Ricardo Lafuente, dirigido por Mario Bustillo, cantaba la solemne misa oficiada en honor a la Virgen del Pilar. Al salir de la iglesia coinciden más de un votante del PP en decirme que el Orfeón no tiene nada de municipal. Lo creo el exalcalde Pedro Ángel Hernández a su estilo, «de aquella manera».

    Ahora resulta que quien fue su director titular, el músico y compositor cubano,  Mario Bustillo ha dejado de estar contratado como asesor del alcalde. Que era su puesto en anteriores mandatos.

    Mientras tanto, de una tacada las seleccionadas voces cantoras del orfeón han visto cómo de la noche a la mañana han perdido lo que nunca han tenido:su condición de municipal. Una pena, me dicen. Pedro se lo trajo de Rusia asegurándole un futuro. Hay que salvar al orfeón y a Bustillo, aseguran.

    En Torrevieja, bote pronto, contabilizo, al menos otras ocho colares más. Ensayan y cultivan su afición a la música coral y actúan cuando son requeridas para ello.

    Ignoro si sus respectivos directores reciben alguna cantidad económica en compensación, aunque solo sea testimonial. El Ayuntamiento concede a todas ellas una subvención anual pero su montante no da para nóminas. Ni mucho menos. Amén.   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook