12 de febrero de 2020
12.02.2020

En memoria del defensor del municipalismo

Vicente Pérez Devesa, exalcalde de Benidorm, da nombre a un premio de la Fundación Frax

11.02.2020 | 23:06
Familiares de Vicente Pérez Devesa y varios alcaldes, ayer, en el acto en Benidorm.

Vicente Pérez Devesa (Benidorm, 1942-2006) fue alcalde de su pueblo y su trayectoria quedó marcada a fuego en la historia de la capital turística. Fue un político que se dedicó a trabajar por la ciudad, pero también por las comarcas de la Marina Baixa y la Marina Alta de las que fue altavoz. Defendió a ultranza soluciones conjuntas para las dos Marinas y fomentó las tradiciones. Ahora, la Fundación Frax, presidida por Matías Pérez Such, ha dado su nombre a un nuevo galardón que premiará la «cooperación comarcal y la investigación».

Dicho galardón fue presentado ayer en el salón de actos del Ayuntamiento de Benidorm con la presencia de la familia del que fuera alcalde dese 1994 a los que acompañaron los alcaldes de varios municipios de las dos comarcas así como autoridades y miembros del patronato de la Fundación. En él intervinieron el presidente de la Fundación, Matías Pérez Such; el periodista y director general de Contenidos de INFORMACIÓN, Juan Ramón Gil; la mujer de Vicente Pérez Devesa, Marisol Agulló; y el alcalde Antonio Pérez.

Pérez Such fue el primero en tomar la palabra para explicar el objetivo de este premio que no es otro que fomentar la investigación y el conocimiento de las comarcas de la Marina Alta y la Marina Baixa. El responsable de la entidad explicó por qué se ha elegido el nombre del exalcalde y recordó su «inequívoca vocación municipalista y comarcalista, siempre trabajando por alcanzar acuerdos con otros municipios vecinos, y siempre agradecido a ellos».

Un premio comarcal


En cuanto al premio, dotado con 3.000 euros (a los que se suman 1.500 euros de aportación del Ayuntamiento), las bases marcan que serán galardonados, en base a su originalidad y calidad, los estudios, ensayos, propuestas, publicaciones, tesis u otros que pongan en valor la «relación entre los distintos pueblos» de las dos comarcas en los aspectos de cultura, geografía, economía, historia, lengua, gastronomía, tradiciones, fiestas, agua, agricultura, turismo, entre otros. También se reconocerán los proyectos que impulsen o mejoren la relación y cooperación intermunicipal, pública y privada, en cualquiera de los ámbitos señalados o en cualquier otro que contribuya a la mejora de la calidad de vida en las dos comarcas.

Tras sus palabras, fue Juan Ramón Gil quien quiso recordar la figura de Vicente Pérez Devesa, pero también, la importancia de una comarca como la Marina Baixa. Recordó cómo el exalcalde tenía «tres fijaciones cuando llegó al cargo»: recuperar el impulso de Benidorm como capital turística europea, dotar de servicios a los ciudadanos y garantizar el futuro de la ciudad ante la falta de agua.

«Fue durante su mandato cuando se hizo la obra del Canal Rabasa-Amadorio» por el que se «acaba aportando caudales a la Marina Baixa que han acabado con el fantasma de las restricciones», apuntó Gil. Recalcó que garantizar ese futuro a través del agua «fue un plan que se puso en marcha con éxito».

En cuanto a su parte política, lo puso como ejemplo de figura que «siempre cuidó las relaciones» con todos los municipios de la comarca y «jugó un papel aglutinador». «Y es que Pérez Devesa era un comarcalista convencido (...) siempre le escuché repetir una cosa: que Benidorm debía estar eternamente agradecido a la comarca».

Así recalcó del acto de ayer que «es un vivo ejemplo de una forma de hacer política que por desgracia se está perdiendo y que sería importante rescatar».

Un recuerdo vivo


Fue la viuda de Vicente Pérez Devesa quien emocionó a todos los asistentes con el recuerdo a su marido. Marisol Agulló destacó que «Vicente apostó por la política comarcal» y que estaba «muy orgulloso» de su gestión en este sentido. El acto lo cerró el alcalde de Benidorm, Antonio Pérez quien recordó algunas anécdotas del alcalde con el que compartió hasta tres gobiernos: «la política era su pasión (...) pero realmente su pasión era su familia». Así recalcó «el gran legado que dejó» tanto en la ciudad como en las dos comarcas de la Marina Baixa y Marina Alta.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook