31 de enero de 2020
31.01.2020

«Se ha intentado culpabilizar a Ponsoda de su muerte»

La acusación pública emplaza al tribunal popular a que «se olviden de novios rumanos y de vecinos enfadados»

31.01.2020 | 00:18

n «Olvídense de novios rumanos. La vida privada de la víctima era algo que llevaba con absoluta discreción, un secreto que se está divulgando sin ningún tipo de piedad después de su muerte intentado incluso culpabilizarle por ello». Con esta contundencia intentó ayer la fiscal Lourdes Giménez-Pericás desmontar ante el jurado la hipótesis mantenida por las defensas, unas con más celo que otras, de situar en la vida íntima del Alejandro Ponsoda el móvil del crimen.

Una teoría en la que ayer puso especial énfasis la defensa de uno de los supuestos sicarios, el letrado Sebastián Parrilla, quien espetó que «el autor del asesinato no está sentado aquí, había muchas personas con motivos para matarle». Una afirmación tras la que citó la «tendencia» del primer edil en su vida privada y el malestar de vecinos afectados por expropiaciones, a los que llegó a referirse como posibles «autores intelectuales por una rabia fraguada durante años», lo que también negó rotunda la acusadora pública.

En la faceta privada situó asimismo este letrado y su colega Mariana Ivanov la motivación del testigo protegido, principal prueba de cargo de las acusaciones, para involucrar en el crimen a los ciudadanos checos: las relaciones que habría tenido uno de los considerados autores materiales , Robert Franek, con una mujer que en aquellos momentos era pareja del confidente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook