01 de diciembre de 2019
01.12.2019

La Orquestra Sopros, de Chaves (Portugal), se proclama vencedora del 46 Certamen Internacional de Bandas de Música Villa de Altea

En segunda posición quedó la banda sinfónica Unió Musical de Llíria (Valencia, y el tercer lugar fue para la banda portuguesa de Pevidém

01.12.2019 | 10:33
La Orquestra Sopros, de Chaves (Portugal), se proclama vencedora del 46 Certamen Internacional de Bandas de Música Villa de Altea

La Orquestra de Sopros de Academia de Artes de Chaves (Portugal) se proclamó este sábado por la noche en la vencedora absoluta del 46 Certamen Internacional de Bandas de Música (CIM) "Vila d'Altea" compitiendo con la Unió Musical de Llíría (Valencia) y la Sociedade Musical de Pevidém (Portugal). La banda ganadora, que ya participó en el CIM Villa de Altea en 2016, obtuvo la máxima puntuación de la noche con 287 puntos sobre un máximo de 300, por lo que además del primer premio recibió la mención de honor del evento y los 6.000 euros en metálico para el ganador absoluto. A la banda de Llíria el jurado le otorgó 281 puntos, obteniendo también con ello un primer premio y 3.000 euros; y a la de Pevidém le concedieron 220 puntos que le valió un segundo premio además de otros 3.000 euros.

Más de 4.000 de espectadores

El certamen se celebró en el Palau Altea ante cerca de un millar de espectadores, que estuvieron presenciando en directo uno de los eventos musicales bandísticos más importantes del mundo desde las 16:30 horas hasta las 22:15 horas, y por más de 3.000 espectadores que lo siguieron por el canal del Ayuntamiento de Altea en Youtube. Con el lema "Mar de Cultures", dedicado la capitalidad cultural valenciana de Altea en este año, la Sociedad Filarmónica Alteanense (SFA), organizadora del CIM "Villa de Altea", encargó al compositor de Requena (Valencia), Francisco José Martínez Gallego, una sinfonía para que fuese la obra obligada del certamen. El autor escribió su sinfonía número 2 "De la mar" como homenaje a la "Mar de Culturas" que ofrece Altea a lo largo del año. La sinfonía, según Martínez Gallego, tiene tres movimientos "enlazados en una obra que no intenta ser descriptiva. En el primero, que representa la época antigua, estará presente la música arcaica y también algunas melodías populares de Altea. El segundo es un tiempo lento inspirado en el mar y la iglesia de Nuestra Señora del Consuelo que es un auténtico símbolo alteano. Y el tercer movimiento está dedicado a la Altea moderna".

El certamen, que estuvo presentado por los periodistas Àngela Tecles y Onofre Valldecabres, lo inició la Sociedade Musical de Pevidém bajo la dirección de Vasco Silva de Faria e interpretando como presentación la obra "Alpina Fanfare", de Franco Cesarini, para continuar con la obra obligada "De la mar", y acabar con "Earthrise", de Nigel Clarke como obra de libre elección. Continuó la Orquestra de Sopros da Academia de Artes de Chaves dirigida por Luciano Pereira interpretando el pasodoble de presentación "Cien años de suspiros", de Santiago Quinto Serna, para continuar con la obra obligada de Martínez Gallego, y acabar con la sinfonía nº 2 "Venus de las Luces", de José Suñer Oriola. Finalmente, la banda sinfónica de la Unió Musical de Llíria interpretó bajo la Pablo Marqués Mestre el pasodoble de presentación "Música y vinos", de Manuel Morales Martínez, seguida de la sinfonía "De la mar", y acabando con "Némesis", de Suñer Oriola, como obra de libre elección. Fuera de concurso actuó la banda sinfónica de la Sociedad Filarmónica Alteanense que, bajo la dirección de Jaume F. Ripoll Martins, interpretó el pasodoble "Begoña Giménez" de Saül Gómez Soler (compositor a quien se le ha encargado la obra obligada del certamen alteano de 2020) y "Danza Sinfónica" de James Barnes mientras delibera el jurado formado por Margarita Lorenzo, Pablo Anglés y Jelle Tassyns.

Valoración de la calidad interpretativa

Durante en estos minutos de deliberación el público estaba dividido en el Palau por ver quién sería la banda vencedora. O la de Llíria, que ya había obtenido el primer premio y la mención de honor en las ediciones de 2001, 2004 y 2011, o la de Chaves que había hecho una "magnífica actuación" según muchos asistentes. Finalmente, el jurado valoró "la calidad interpretativa musical de las audiciones siguiendo los aspectos de afinación, sonoridad, interpretación y técnica, tanto en la obra obligada como en la de libre elección, así como el equilibrio y proporciones de la plantilla orquestal y elección de la obra libre", según consta en el acta rubricada por la directora de orquesta, compositora, pianista e investigadora bilbaína Margarita Lorenzo; el flautista y compositor belga Jelle Tassyns; y el compositor y profesor de instrumentación de Benicarló (Valencia), Pablo Anglés, que otorgaron 287 puntos a la banda de Chaves, 281 a la de Llíria y 220 a la Pevidém. Además, el jurado acordó otorgar el Premio Especial al Mejor Solista a Melanie Martins Gil, de la Orquestra de Sopros de Academia de Artes de Chaves.

De entregar los premios se encargaron el alcalde de Altea, Jaume Llinares; Pere Manuel Aragó, representante del Institut Valencià de Cultura; la concejala de Cultura de Altea, Aurora Serrat; Remigi Morant, vicepresidente de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana; y el presidente de la SFA, Juan Carlos Guillem.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook