15 de noviembre de 2019
15.11.2019

La provincia de Alicante cuenta con un total de siete denominaciones de origen

Productos como los vinos de Alicante, bebidas espirituosas, uva embolsada del Vinalopó, cerezas, nísperos de Callosa d'En Sarrià, turrón o la granada mollar de Elche

15.11.2019 | 04:15
Turrón de Alicante y Jijona.

Cultivados y elaborados en distintas zonas de la provincia de Alicante, estos productos cuentan con el sello de calidad de la denominación de origen, distintivo que se concede a los productores e indicativo geográfico que se aplica a aquellos productos cuyas características particulares son propias de la zona donde se produce.

La provincia de Alicante cuenta con un total de siete denominaciones que son:

  • Vinos de Alicante: De la diversidad de climas, comarcas y variedades, Alicante presenta un catálogo de lo más surtido en cuanto a tipos de vinos: tintos, moscatel, vinos nobles y alejos y vinos espumosos.

  • Bebidas Espirituosas de Alicante: El consejo regulador ampara a cuatro bebidas. El Cantueso alicantino se obtiene de la destilación de la flor y el pedúnculo de la planta del cantueso en alcohol neutro. El Herbero de la Sierra de Mariola de la destilación o maceración en alcohol de ciertas hierbas recolectadas de la Sierra de Mariola, entre ellas la salvia, la manzanilla y el hinojo.

    El Anís Paloma de Monforte del Cid de la destilación del anís verde y/o anís estrellado en alcohol neutro y el Aperitivo de Café Licor de Alcoy de la maceración de café de la variedad Coffee Arábica de tueste natural en alcohol neutro.

  • Uva Embolsada del Vinalopó: La zona geográfica de cultivo comprende los municipios de Agost, Aspe, Hondón de las Nieves, Monforte del Cid, Novelda y la Romana, se comercializa en dos categorías «Extra» y «Primera» ambas de uvas blancas. Se selecciona minuciosamente en el mes de julio y se cubren con una bolsa de papel de celulosa satinado que se mantiene hasta su recolección. Esta práctica se viene haciendo desde principios del siglo XX.

  • Cerezas de la Montaña de Alicante: Las variedades que ampara el consejo regulador son Burlat, Tilagua, Planera, Nadal y Picota. Su comercialización se produce entre los meses de abril a julio.

  • Nísperos de Callosa d'En Sarrià: Se cultivan en 19 municipios de la Marina Baixa y del Valle del Algar-Guadalest, al nordeste de la provincia de Alicante. Sus frutos que deben tener 32 mm de diámetro, de color anaranjado y piel fuerte y correosa. La pulpa es amarillenta o blanquecina y de sabor dulce o ligeramente ácido y de perfumes aromáticos, maduran a principio de la primavera. Se pueden tomar al natural, en almíbar o zumo.

  • Turrón de Alicante y Jijona: Ambos turrones están elaborados en la población de Jijona con materias primas de la Comunidad Valenciana y tiene origen árabe.

  • Granada Molla de Elche: El fruto tiene forma redonda, dividida interiormente en varios lóbulos, dentro de los cuales se encuentran las semillas (arilos). Corteza fina a media, lisa y brillante.
     

El trabajo manual de la uva embolsada

La uva embolsada del Vinalopó ostenta la Denominación de Origen Protegida (DOP) de la UE.

En los municipios de Agost, Aspe, Hondón de los Frailes, Hondón de las Nieves, La Romana, Monforte del Cid y Novelda, situados en el Medio Vinalopó alicantino, se producen las únicas uvas de mesa en España que ostentan la máxima figura de calidad reconocida en la UE: la Denominación de Origen Protegida (DOP) «Uva de Mesa Embolsada Vinalopó».

La principal característica que distingue a estas uvas es el empleo de la técnica de embolsado, consistente en la colocación de un particular vestido de papel alrededor de cada racimo, que hace que la uva crezca protegida de elementos agresivos externos y potencia sus condiciones naturales de aroma y sabor, al madurar los racimos en la cepa.

Cada campaña, se colocan unos 250 millones de bolsos, trabajo íntegramente manual para el que se emplea una gran cantidad de mano de obra. El periodo de recolección se inicia a finales de agosto y finaliza a principios de enero con las variedades más tardías. Durante todo este tiempo, el trabajo y esfuerzo de nuestros agricultores hacen posible que podamos disfrutar en nuestras mesas de una excelente uva, cuya producción contribuye al desarrollo de toda una comarca.

Por ello, es fundamental que el consumidor las identifique correctamente en su establecimiento habitual de compra con su correspondiente etiquetado y logos, para así poderlas disfrutar con todas las garantías.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook