06 de marzo de 2019
06.03.2019
Obituario

Benidormense por vocación

José Pedro Pérez-Llorca no nació en Benidorm aunque profesaba a la ciudad un afecto inquebrantable

06.03.2019 | 20:09
Benidormense por vocación

No nació en Benidorm aunque profesaba a la ciudad un afecto inquebrantable, el mismo que esta población siempre le brindó a él. José Pedro Pérez-Llorca (Cádiz, 1940), fallecido este miércoles en Madrid a los 78 años a causa de una enfermedad pulmonar, formaba parte de la lista de personajes ilustres, vinculados de una manera u otra a la capital turística de la Costa Blanca, que han servido de orgullo para muchos de sus conciudadanos. Incluso para quienes nunca llegaron a conocerlo personalmente pero para quienes fue todo un referente en la transición a la democracia.

Pese a llevar a Benidorm en el ADN, realmente Pérez-Llorca nunca estuvo aquí. Sus viajes a la localidad se remontan a su primera infancia y a ocasiones contadas ya en la edad adulta. Sin embargo, quienes le conocieron u ocuparon cargos de responsabilidad coincidiendo con su etapa en la política aseguran que siempre se volcó cuando se le pidió apoyo desde esta ciudad: para construir la segunda fase de la depuradora, para adquirir un préstamo ventajoso con el Banco de Crédito Local con el que el Ayuntamiento acabó comprando la plaza de toros y para otras gestiones en las que no dudó en mediar por «su pueblo».

El arraigo a Benidorm procede de la familia paterna, de la saga conocida como «La Sal», de la que también es descendiente, por ejemplo, el actual alcalde Toni Pérez. Su abuelo, como decenas de hombres de este pueblo que siempre miró al mar, se enroló como marino mercante y llegó a ser capitán de la Trasatlántica. Su espíritu comercial le llevó a ampliar sus horizontes y pensó que el atún sería un buen negocio. Entonces se hizo almadrabero y su familia acabó recalando en Cádiz, donde se conocieron y casaron sus padres y donde nació el que años después se convertiría en ministro con Adolfo Suárez y Calvo Sotelo y sería uno de los siete padres de nuestra Carta Magna.
Si pasea por Benidorm, encontrará una calle de nombre Pérez-Llorca. Aunque motivos no le sobran, no es a José Pedro a quien la misma rinde homenaje, sino a su padre, el oftalmólogo y miembro de la Real Academia de Medicina José Pérez-Llorca, quien también fue médico de la Armada.

En el año 2017, el Ayuntamiento de Benidorm reconoció ahora sí al jurista y político de UCD con la medalla corporativa de la ciudad, durante el pleno institucional celebrado el 6 de diciembre con motivo del Día de la Constitución. Entonces, la corporación aplaudió de forma unánime su contribución a la consolidación de la democracia en España y su importante apego al municipio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook