29 de diciembre de 2018
29.12.2018

Benidorm «parchea» la tarima del Paseo de Poniente y quiere renovarla entera en 2019

El Ayuntamiento retira 220 metros de maderas en mal estado y repara 3.500 metros de tablas sobre la arena

28.12.2018 | 23:11
Los operarios reparan algunos de los listones.

El futuro proyecto contempla materiales más resistentes para la nueva pasarela.

Maderas rotas o agujeros que son un peligro para aquellos que caminan sobre la pasarela de la parte inferior del Paseo de Poniente. El Ayuntamiento de Benidorm ya se ha puesto manos a la obra para «parchear» esta pasarela y arreglar 3.500 metros cuadrados de tarima además de sustituir 220 metros cuadrados de listones. Pero esta solución de «emergencia» es sólo un primer paso ya que existe un proyecto futuro para renovar toda la infraestructura con materiales más resistentes.

Como ya publicó este diario, esta actuación para mejorar la tarima actual contará con un presupuesto de 48.000 euros y ya ha comenzado a realizarse. El concejal de Escena Urbana, José Ramón González de Zárate, explicó que esta renovación era «muy solicitada por vecinos y turistas, y nos va a permitir garantizar la seguridad e integridad de los usuarios de la playa de Poniente que usan la pasarela, evitando accidentes». Así, la solución urgente que se ha dado será provisional porque la «intención es renovar en 2019 toda la tarima del Paseo».

Para ello, ya se han hecho pruebas con diversos materiales para comprobar la durabilidad, prestaciones y funcionalidad de cada uno. Así, se está testando madera de pino, madera de iroko, hormigón sintético de imitación madera y caucho «para ver qué material es el más apropiado» por su resistencia, mantenimiento y estética. Una vez se escoja la solución definitiva, el edil ha anunciado que «haremos un proyecto de renovación integral de toda la pasarela».

Así que mientras esa solución definitiva llega, los trabajos que ahora se están acometiendo se han centrado en reparar las sujeciones y lijar y nivelar los listones de 3.500 metros cuadrados de pasarela además de sustituir alrededor del 5% de la superficie total de la tarima, unos 220 metros cuadrados. Concretamente los listones que «están más deteriorados y que es imposible restaurar».

Así, las obras se están llevando a cabo en esta fecha por ser la «época de menor uso y ocupación de la playa». Estos trabajos no serán los primeros. En 2016, la Generalitat ejecutó ya una reparación de una parte de esta tarima aunque sólo de los tramos que estaban más deteriorados pero no reparó ninguno más. Algo que se intentará solucionar ahora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook