17 de octubre de 2018
17.10.2018
Finestrat

Sanidad detectó en agosto el primero de los 13 contagios por el brote de hepatitis A

Solo uno de los afectados sigue aún hospitalizado y la Conselleria abre una «vigilancia extrema» ante la posible aparición de nuevos casos - El restaurante supuesto origen del foco permanece clausurado

17.10.2018 | 00:41
El italiano donde se originó el brote está clausurado por Salud Pública desde el pasado día 8.

El Hospital Comarcal de la Marina Baixa detectó en el mes de agosto el primero de los trece contagios por un brote de hepatitis A que habría tenido como origen un restaurante de Finestrat y que, hasta el momento, ha afectado a un total de trece pacientes de distintas localidades de la Marina Baixa. De ellos, solo una paciente continuaba ayer hospitalizada como consecuencia de un agravamiento de la enfermedad debido a múltiples patologías previas, según indicaron fuentes sanitarias. Como ya avanzó ayer este diario, la conselleria de Sanidad mantiene desde el pasado 8 de octubre clausurado el restaurante italiano ubicado en el polígono comercial finestratense donde todos los indicios apuntan a que podría localizarse el foco de la infección: un local de la franquicia La Tagliatella, ubicado justo enfrente del centro comercial.

Fuentes de la conselleria de Sanidad explicaron ayer que el primer contagio de este brotes de hepatitis A fue confirmado por Salud Pública el pasado mes de agosto, sin que en ese momento nadie pudiera augurar la gravedad del mismo. A partir de ahí, se sucedió un goteo de nuevos enfermos y, una vez cruzados todos los datos de estos pacientes, se habría constatado que el restaurante italiano de Finestrat fue origen del contagio, debido a que se trataría del único punto en común que afirman tener todas los afectados. En algunos casos, los síntomas de la enfermedad habrían tardado en aparecer del orden de un mes, por lo que desde la Dirección General de Salud Pública no descartaron ayer que puedan surgir más contagios: «Se está llevando a cabo una vigilancia extrema en la aparición de nuevos casos», apuntaron en un comunicado.

La hepatitis A es una de las menos graves de los cinco tipos que existen y se contagia por vía orofecal –ingesta de partículas fecales contaminadas–, por ejemplo al ingerir alimentos contaminados que han sido preparados por alguien con hepatitis A que no se haya lavado las manos después de defecar o por beber agua contaminada por la presencia de partículas fecales con este virus. El periodo de incubación oscila entre 14 y 28 días y, según explicaron fuentes sanitarias, el paciente que la sufre puede contagiarla en la primera semana.

Protocolos y mensaje de calma

La mayor parte de pacientes contagiados en este brote ya han sido dados de alta, a pesar de que en algunos casos el agravamiento de la enfermedad en los primeros días obligó al Hospital Comarcal de la Marina Baixa a derivarlos al Hospital General de Alicante, donde está la unidad de referencia de transplante de hígado, para aplicar tratamientos específicos ante dichas complicaciones. Tan solo permanece hospitalizada una mujer que, según indicaron fuentes sanitarias, padecía distintas patologías previas que le habrían producido complicaciones posteriores, aunque en la actualidad su evolución es favorable.

A todos ellos, Salud Pública les ha aplicado el mismo protocolo, consistente en distintas medidas de control, como el aislamiento entérico de los enfermos para evitar la diseminación del virus a través de materias fecales u otros objetos contaminados; la exclusión laboral de los enfermos durante el periodo de transmisibilidad; y la vacunación de a todos las personas que podrían haber tenido con los enfermos contactos de riesgo.

Desde el Hospital Comarcal de la Marina Baixa explicaron que los síntomas de la hepatitis A se manifiestan con cansancio extremo, malestar general, fiebre, náuseas y vómitos, pérdida del apetito, heces de color arcilla o pálidas, o piel amarilla (ictericia). Las mismas fuentes indicaron que si alguna persona que haya comido en dicho restaurante presenta estos síntomas, que acuda inmediatamente a su centro de salud para que se le pueda practicar una analítica, pero lanzaron un mensaje de tranquilidad y matizaron que, en el caso de que haya estado allí y no presente síntomas, no es necesario hacer nada.

Asimismo, indicaron que el restaurante donde se originó el brote está siendo investigado y desinfectado y que permanecerá clausurado hasta que se confirme que no reviste ningún tipo de riesgo para la población.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído