04 de septiembre de 2018
04.09.2018
Benidorm

El Consejo Vecinal debatirá la expulsión de los dos miembros nombrados asesores de CBM

El órgano de gestión ciudadana abordará de urgencia la continuidad de los dos representantes designados cargos de confianza del gobierno de Benidorm

03.09.2018 | 23:48
El Consejo Vecinal debatirá la expulsión de los dos miembros nombrados asesores de CBM

Polémica servida en el Consejo Vecinal de Benidorm. El nombramiento de dos de sus integrantes como asesores de Ciudadanos por Benidorm (CBM) –el partido que gobierna en coalición con el PP en la capital turística– ha desatado una cascada de opiniones de todo tipo dentro y fuera del órgano de representación ciudadana por excelencia de la localidad. Por ello, desde la vicepresidencia se ha decidido elaborar una instancia con el fin de incluir en la sesión plenaria del Consejo Vecinal, que tendrá lugar la próxima semana, un punto de urgencia para debatir esta cuestión.

Hay que tener en cuenta que los dos consejeros de Els Tolls, Juan Antonio Lizancos y Nieves Alonso, comenzaron ayer su trabajo como asesores de CBM en el Ayuntamiento de Benidorm. Se trata de la formación política que gobierna en la actualidad junto a los populares y que ha decidido echar a las dos personas que hasta ahora ejercían como cargo de confianza en su grupo municipal para hacer hueco a los citados consejeros vecinales. Se da la circunstancia, además, de que Alonso es militante del PSOE, para más inri.

La decisión ha abierto un profundo debate en el seno del Consejo Vecinal ya que una parte de sus miembros considera que los dos consejeros ahora también asesores del gobierno deberían abandonar su cargo en el órgano de representación ciudadana. «Si no queremos perder credibilidad se les debe aconsejar que dejen el cargo a otro compañero de su asociación y si no lo hiciesen se debería proceder a su expulsión», valoró Antonio Mejías –representante de la zona Ricardo Bayona– a través de un escrito, en el que además consideraba que «el Consejo Vecinal es más importante que cualquier miembro y así creo que se debería actuar».

El vicepresidente primero del Consejo Vecinal, Fernando Montes, no manifestó su opinión al respecto aunque calificó los hechos de «gravedad» y adelantó ayer, a preguntas de este diario, que ya se había trasladado una instancia para incluir por urgencia en la sesión plenaria de la próxima semana un punto con el fin de debatir esta cuestión.

«Hemos considerado que el mejor lugar para debatir este asunto es en el pleno del Consejo Vecinal donde estaremos todos los representantes del mismo», valoró ayer Montes, quien insistió en que ya se ha presentado esta instancia y que espera que sea admitida sin problemas.

Como se recordará, el alcalde de Benidorm firmó un decreto el pasado viernes donde autorizaba el «recambio» de los cargos de confianza de CBM, sus socios de gobierno. Un viraje que se produce a menos de un año de las elecciones municipales, que tendrán lugar en mayo del próximo año. En el documento en cuestión se aprobaba, en primer lugar, el cese de los dos asesores que hasta la pasada semana seguían ejerciendo las tareas de apoyo del citado grupo municipal, que entró a gobernar en junio de 2017, hace algo más de un año.

Fue en aquel momento cuando los dos concejales que componen la agrupación, Arturo Cabrillo y Paquita Ripoll, sumaron un nuevo cargo de confianza debido a la adquisición de tareas de mando. Hasta entonces los ediles de CBM tan solo contaban con una persona de apoyo, al igual que el resto de formaciones de la oposición a excepción del PSOE, que al ser el más numeroso –siete regidores– tiene derecho a dos miembros de libre designación. Ahora, pasado algo más de un año tras la entrada de un segundo asesor para CBM –la formación que gobierna junto a los populares en Benidorm– ha decidido cambiar de nombres.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook