03 de agosto de 2018
03.08.2018

Pinchazo turístico en Benidorm

La capital de la Costa Blanca cierra julio con una caída de más de dos puntos en la ocupación hotelera

02.08.2018 | 23:46
Un pequeño grupo de turistas empujan sus maletas por la «zona guiri», que este año ha sufrido un descenso del mercado británico.

Los registros del mes pasado evidencian el principio del fin de la época dorada en el sector, que se prepara para afrontar otro bache durante agosto.

Y, finalmente, los malos presagios quedaron confirmados. La caída registrada en la ocupación de Benidorm de algo más de dos puntos, durante el pasado mes de julio, ha evidenciado el principio del fin de la época dorada que los alojamientos han vivido durante las últimas temporadas. Un pinchazo turístico que ha hecho saltar las alarmas entre los hoteleros, como advirtió ayer el presidente de la patronal Hosbec, Toni Mayor. «No sabemos qué día del verano 2018 vamos a colgar el cartel de completo. De momento parece que ninguno», lamentó el máximo representante de la asociación empresarial, que representa 40.000 plazas en la ciudad de los rascacielos.

Los resultados del pasado mes ponen negro sobre blanco lo que ya se sospechaba al inicio de la temporada, cuando el dato de ocupación siguió con la tendencia decreciente que viene marcando el presente año. Así, Benidorm registró en junio un descenso de 1,6 puntos en la ocupación. Ahora, sin embargo, la caída todavía es mayor. La capital de la Costa Blanca se ha dejado más de dos puntos a lo largo del pasado mes, pese a ser uno de los periodos más potentes de todo el año.

En concreto, el pasado julio, Benidorm logró llenar el 91,2% de sus plazas hoteleras. Un dato que ya suponía un retroceso de algo más de un punto con respecto a ese mismo periodo de 2016. No obstante, este año, la media mensual ni siquiera ha superado la barrera de los 90 puntos. Así, la ocupación registrada ha sido de un 89% durante el pasado mes, como se detalla en la estadística quincenal elaborada por el departamento de Big Data de la asociación empresarial Hosbec.

Tras varias temporadas donde el mercado británico había liderado el turismo en la capital de los rascacielos, incluso en los meses centrales del verano, este año los habitantes de Reino Unido ceden el podio al turista nacional, que representa el 46% de los turistas alojados en hoteles con un crecimiento en pernoctaciones superior al 10% y acumulan más de 496.000 en el mes de julio. Los ingleses, en cambio, representan un 37,4% de cuota de mercado, suponiendo un total de 448.000 pernoctaciones en el mes.

Causas

El presidente de la patronal hotelera echó la culpa ayer a la climatología y al auge de destinos competidores como Egipto o Turquía del descenso en la ocupación. «El buen tiempo reinante de forma constante desde hace dos meses en toda Europa ha hecho que una gran parte de los turistas británicos y centroeuropeos no hayan sentido la necesidad de salir de vacaciones para huir del mal tiempo en sus lugares de residencia. El buen tiempo les ha permitido disfrutar de parques, jardines, piscinas, o incluso de playas en los lugares costeros del norte de Europa así como de barbacoas, festivales y actividades en el exterior», lanzó Mayor.

Asimismo, el «crecimiento explosivo» que están experimentando los destinos competidores de Turquía y Egipto, principalmente, es el otro elemento distorsionador de la ocupación hotelera, según el presidente de Hosbec, quien admitió su sorpresa por la rapidez con la que están despertando estos países tras alrededor de una década de letargo.

Mayor también cargó ayer contra el alojamiento no reglado. «Gran parte de la demanda perdida se ha ido por el grifo del alojamiento y la hotelización de las viviendas, sobre todo para aquellos clientes a los que importa más el coste de la habitación que el propio servicio prestado así como la comodidad, seguridad y fiabilidad que ofrece un alojamiento reglado frente a una oferta ilegal», señaló.

Perspectivas

Las perspectivas no son mejores para el presente mes. De hecho, la previsión de ocupación para la primera quincena de agosto anuncia ya un nuevo dato negativo para este periodo, ya que se sitúa en el 84,8% en este momento. El sector confía en las reservas de última hora así como en las acciones de promoción y estímulo para aumentar la demanda y poder, así, superar ligeramente el 90% en el dato final, aunque no las tiene todas consigo y ya se preparan para afrontar un nuevo bache.

Por todo ello, el presidente de Hosbec advirtió ayer del «nuevo horizonte» que llega, quien lanzó un mensaje a navegantes: «Estos resultados nos adelantan un nuevo horizonte mucho más complicado que lo que hemos vivido en estos últimos años. Dejamos de llevar viento de cola y ahora nos toca remar y la pendiente se está poniendo cuesta arriba». Así las cosas, desde la patronal están convencidos que la solución pasa por «diversificar los mercados internacionales». «Hay que trabajar Italia, Francia, más Portugal e incluso Polonia y Alemania para frenar la preponderancia del mercado británico», dijo Mayor, quien emplazó a empresarios del sector y administraciones públicas a trabajar de forma conjunta para lograr este objetivo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook